La trágica muerte de la vicedirectora de la Escuela nº 49 de Moreno, Sandra Calamano, y el auxiliar docente, Rubén Rodríguez, dejó en evidencia “la desidia” y el extremo estado de deterioro de las escuelas públicas en los barrios más pobres de la Provincia.

En la escuela que explotó ayer en el barrio San Carlos funcionaba los sábados una de las orquestas-escuela que dejó de existir, luego de dos años de mantenerse “a pulmón” ante el recorte del gobierno de María Eugenia Vidal. El programa busca la inclusión social a través de la música de miles de niños, niñas y adolescentes, y ayuda además a fortalecer el vínculo de los pequeños músicos y sus familias, con la comunidad educativa.

Lo cierto es que en 2015, la Provincia contaba con 45 orquestas y 33 coros escuela, sostenidos por 800 docentes, maestros integradores y coordinadores, pero hoy son pocas las orquestas que sobreviven al abandono. Desde fines de 2017, la Dirección de Cultura y Educación bonaerense, que encabeza Gabriel Sánchez Zinny, despidió en tandas a centenares de profesores. Con otros, mantiene pagos atrasados de hasta 7 meses, no cubre vacantes, y no brinda una respuesta concreta ante la falta de recursos para realizar el mantenimiento de los costosos instrumentos musicales.

Las políticas de abandono y desgaste contra las orquestas-escuela unieron en el reclamo, frente al Ministerio de Educación de la Nación, a la vicedirectora de Moreno, Sandra Calamano, junto a miles de alumnos del programa que nació en el año del Bicentenario.

“Tenemos que seguir reuniéndonos para lograr que los gobernantes, a los que lamentablemente nosotros le dimos el lugar que están ocupando, escuchen estas voces. En las orquestas todos los niños luchan día a día”, afirmó Sandra en abril de 2016.

 “Este programa es muy grande y la convocatoria en estas plazas lo demuestra. Estos chicos han estando tocando bajo la lluvia y doy fe de eso. Eso demuestra el espíritu y las ganas de profesores y alumnos, sólo nos falta algo: la decisión política que nos dé el ok para seguir creciendo”, pidió la mujer.


El video fue difundido por el Colectivo de Trabajadores de las Orquestas y Coros del Bicentenario, quienes exigieron justicia por Sandra y Rubén.

“Recordaremos con gran cariño a Sandra; por su entrega, lucha y compromiso con la escuela pública y con las Orquestas y Coros para el Bicentenario, programa que defendió frente al desmantelamiento sistemático del actual gobierno nacional y provincial, gobiernos que terminaron disolviendo la orquesta que funcionaba en la escuela N° 49, San Carlos II. Maria Eugenia Vidal, Gabriel Sanchez Zinny, Alejandro Finocchiaro y Mauricio Macri son respomsables de la muerte de la vicedirectora Sandra Calamano y el Auxiliar Rubén Rodríguez”, apuntaron los profesores.