Las irregularidades parecen ser la norma en las dependencias de la Justicia platense, que atraviesa un fuerte cimbrozano al caer la “banda de los comisarios” que evidenció el complejo entramado de corrupción entre las fuerzas policiales y el Poder Judicial en tiempos de sciolismo. Esta vez, las maniobras sospechosas salpican a Sala IV de la Cámara de Apelación de La Plata que “extravió” 11 cuerpos de una importante causa de narcotráfico, por la que ahora podrían quedar libres los cabecillas.

La investigación que dio con “La banda de los Narco Peruanos”, estuvo a cargo por más de dos años de la fiscal platense Ana Medina, quien logró la detención de 7 integrantes de nacionalidad peruana. Luego, los abogados defensores de los narcotraficantes lograron que la causa sea remitida a la Sala IV de la Cámara de Apelaciones, donde desapareció misteriosamente a tan sólo un mes de elevarse a juicio.

Así lo afirmaron los propios miembros de la Sala IV, quienes reconocieron haber “extraviado once cuerpos de la causa”. En concreto, se trata de una serie de expedientes judiciales que “superan en volumen las 2.200 hojas”.

El responsable de la Sala IV -que está integrada por los Jueces Carlos Ariel Agüero, Carlos Alberto Ocampo y María Elia Riusech- era en el momento del “extravío”, el secretario Lucas Rodriguez Domski, quien luego fue designado como fiscal, bajo el ala del Procurador bonaerense, Julio Conte Grand.  

Rodriguez Domski en su jura como fiscal  junto al intendente de Saladillo, Juan José Salomón y la diputada radical Alejandra Lorden

Así las cosas, los narcotraficantes detenidos podrían recuperar su libertad, ante la desidia burocrática de las oficinas judiciales o el accionar indebido de funcionarios públicos en presunto vínculo con el narcotráfico. Según informaron a Diagonales fuentes judiciales, todavía no se ha iniciado ninguna investigación interna para determinar las responsabilidades dentro del Poder Judicial, aunque se espera que en los próximos días haya novedades.