Los coqueteos del Frente Renovador con el kirchnerismo podrían no salirle gratis a Sergio Massa. Abrazar o no a peronistas que estuvieron hasta hace poco con Cristina Fernández de Kirchner dividió aguas no sólo entre Graciela Camaño y Felipe Solá, sino también en el interior bonaerense.

El chivilcoyano Fabio Britos marcó el límite para su participación en el espacio de Massa tras la reunión mantuvo el tigrense con el ex ministro de Transporte, Florencio Randazzo. Es que el ex candidato de Cumplir tiene un armado propio en Chivilcoy, donde los Britos –con el intendente Guillermo a la cabeza- planean ir por la reelección.

“Junto con Guillermo (Britos), Mauricio D´Alesandro y muchos otros decidimos apoyar a Sergio Massa en el 2015 porque se mostraba dispuesto a construir futuro enfrentándose con el pasado, en el cual estaban Cristina Fernández, Florencio Randazzo y varios más”, explicó el diputado a La Razón de Chivilcoy y agregó: “Cada paso que dé Massa que, para nosotros, signifique una vuelta a ese pasado nos aleja de su espacio político”.

Y apuntó contra el armado local de Randazzo: “Florencio fue funcionario de la ex Presidenta desde el minuto cero de su gestión hasta el último. En la mayoría de los lugares, y Chivilcoy es un ejemplo, los dirigentes que responden a ellos juegan en equipo”.

Britos ató su continuidad en el Frente Renovador a la del tandilense Mauricio D´Alesandro. “Junto a él y otros dirigentes evaluaremos en los próximos días los pasos a seguir”, planteó el hermano del intendente de Chivilcoy.

Lo cierto es que, el ex juez de “La Corte” hace tiempo que muestra gestos amigables hacia la gobernadora María Eugenia Vidal. Sin ir más lejos, la semana pasada estuvo junto a la comitiva de la primera mandataria en su recorrida por Benito Juárez.