La Corte Suprema de la Nación, cumpliendo con lo determinado por la Corte Interamericana de Derechos Humanos, le ordenó el 14 de agosto a la Justicia de Jujuy que la líder de la Tupac Amaru, Milagro Sala, vuelva a prisión domiciliaria, pero cuatro días después la dirigente continuaba en el penal de alta seguridad de Salta, ahora el juez Pullen Llermanos ordenó que la trasladen a la prisión ad hoc montada en El Carmen.

Como el Poder Judicial de la provincia que conduce Gerardo Morales incumplía con el fallo de la Corte Suprema, tuvo que intervenir el magistrado quien exigió "dar estricto cumplimiento a lo ordenado por la Corte Suprema de Justicia de la Nación mediante la sentencia dictada el 14 de agosto de 2018".

Sala cumplió ayer el décimo día de como presa en el penal federal de General Güemes, en la provincia de Salta, y desde esa fecha mantenía una huelga de hambre en repudio con la decisión de la Justicia jujeña. La CIDH había determinado que la líder de la Tupac debía tener arresto domiciliario o condiciones dignas de detención. Además manifestaron que El Carmen no cumple con esos requisitos.

Finalmente, el escrito presentado por Llermanos prohíbe al equipo médico compuesto por los galenos Dr. Daniel Gollán, Dr. Mario Burgos, Dr. Jorge Rachid y Dr. Nicolás Keplak "a continuar con el tratamiento de la dirigente social" y estableció que únicamente podrá ser atendida por médicos del servicio provincial de salud.

Cabe señalar que a pesar del traslado, se sigue incumpliendo el fallo de la corte porque las condiciones en las que estará detenida siguen siendo deplorables y la situación se agrava por la imposición de un límite a la atención medica por profesionales matriculados en Jujuy y no se podrá tener un control del equipo que asista a Milagro Sala.