Una mujer de 24 años y madre de dos niños, ingresó el 12 de agosto en el Hospital Belgrano con un tallo de perejil en el útero producto de un aborto clandestino, allí permaneció internada en un grave estado y hoy falleció. Desde la Campaña por un aborto legal, seguro y gratuito, agruapaciones y otras mujeres feministas responsabilizaron al Senado Nacional ya que el pasado 8 de agosto voto en contra del proyecto de Interrupción Voluntaria del Embarazo (IVE) que venía con media sanción de Diputados. Ese día la gobernadora, María Eugenia Vidal, había dicho que "si la ley no se vota, voy a estar más aliviada".

Liz -no es su verdadero nombre para preservar su identidad- vivía en un barrio humilde de José León Suárez e ingresó el domingo a la guardia del Hospital Belgrano de San Martín guardia con un shock séptico, una infección generalizada, por intentar interrumpirse el embarazo. En el nosocomio le practicaron una histerectomía de urgencia y quedó internada en terapia intensiva. A pesar de perder el útero, la mujer que tenía un hijo de dos años. no sobrevivió

Este accidente, que podría haberse evitado, se da justo a menos de una semana de que el Senado de la Nación votara en contra de la aprobación de un proyecto que garantizaba la legalidad de la Interrupción Voluntaria del Embarazo.

Durante el debate, la máxima autoridad de la provincia de Buenos Aires, desfiló por algunos medios de comunicación y en ese contexto, Vidal manifestó que "si la ley no se vota hoy (por el 8 de agosto), mañana voy a estar más aliviada”

Es por eso que desde la Campañana responsabilizaron a los senadores y al Poder Ejecutivo Nacional y Provincial. En un escrito que circuló en redes sociales aseguraron que "la clandestinidad mata" y les preguntaron "¿Cuántas muertas más van a necesitar?".

Desde el colectivo NiUnaMenos convocaron a una concentración a las 18 horas en la Casa de la Provincia ubicada en Callao 237 para "juntarnos a rabiar y dolernos contra el "alivio" de Vidal".