La inflación era uno de los problemas de la Argentina que el gobierno de Mauricio Macri se comprometió a saldar, e incluso  llegó a subestimar la cuestión señalando que era algo "sencillo" de hacer. Sin embargo, las cosas se complican y el Ejecutivo nacional lejos quedó de aquél 15% de inflación que esperaba para este 2018. 

De acuerdo al INDEC, la inflación de julio escaló un 3,1% por lo que el acumulado anual ya es del 19,6%. El aumento interanual fue del 31,2%. 

Estas subas estuvieron liderada, en primer lugar, por el transporte con un 5,2%, luego por recreación y cultura al 5,1%, los productos relacionados al equipamiento y mantenimiento del hogar con el 4,2% y los alimentos y bebidas no alcohólicas al 4%.

Los datos oficiales arrojaron en junio que la inflación fue del 3,7%, la más alta de los últimos dos años, mientras acumuló 16% en el primer semestre.

Cabe señalar que las estimaciones privadas ya ubicaban el aumento de julio en torno al 3%. Los pronósticos apuntaban a que si bien la cifra sería menor a la del sexto mes del año, se mantendría en niveles elevados.