Cruzar la frontera

Sincategoria / El director del nuevo proyecto de TA Escuela, Matthias Jochmann conversa con Diagonales.com ahoras de las nuevas funciones de la obra:hoy a las 19.30,mañana a las 21 y el domingo a las 19.30 en la Sala Alternativa del Teatro Argentino.
23.03.2012 | 20:18 Comentar    |    Facebook Twitter
El nuevo proyecto de TA Escuela. El nuevo proyecto de TA Escuela.
Por Daniela Camezzana

Fue la dramaturga y directora teatral Sarah Kane, quien escribió en una de las cinco obras que dejó antes de suicidarse a los 28 años en el hospital donde estaba internada “no deseo la muerte, ningún suicida la ha deseado nunca.” Derribando en una operación sencilla cierto presupuesto que hace menos inquietante la decisión que ya rondaba en su cabeza.

En ese sentido, el director alemán Matthias Jochmann recoge el guante y se anima a tomar el suicidio como un tema colectivo de reflexión. Comenzando por la más común de las preguntas (¿qué pasó?) para explorar adentrarse en las múltiples respuestas que existen sobre el tema y en cada persona. La nueva pieza de TA Escuela es una aproximación posible al tema dentro de los límites de lo imaginable pero que tiene a su favor el no contar desde su abordaje con supuestos y simplemente tomarlo como algo personal. Quizás la forma más sincera desde la que se puede abordar el tema, Jochmann cuenta que en su caso así fue desde un principio: “Es un tema que me afecta mucho porque el año pasado un amigo se suicidó, entonces esta obra es una posibilidad de hablar el tema pero de forma colectiva. Intenté pensar qué sucede en los últimos momentos de la vida de alguien, la primera pregunta que uno se hace. Sobre todo en mi caso porque él no dejó nada y no sabemos que se le pasó por la cabeza. Entonces comencé a imaginar y aparecieron momentos muy difíciles pero extrañamente también pensamientos muy bellos. Así supe que la obra debía indagar en ese sentido.” 

Por eso la obra no construye un relato lineal sino que se hace de todas las voces entendiendo la contradicción como parte vital del conflicto. Matthias está orgulloso de eso porque “la obra no cae en la trampa de definir si el suicidio es algo bueno o malo, así como no sólo hay momentos feos sino algunos bellos también. Hay un montón de cambios en la manera de pensar y por suerte eso se traduce en los cuerpos de los actores, en la forma de actuar. Era muy importante para mí no dar solamente una imagen o una opinión al público porque eso posibilita que la obra se convierta en un espacio para pensar el tema.”

Este proyecto comenzó a gestarse a fines del año pasado cuando se conformó un equipo constituido por cinco alumnos de TA-Escuela y tres de la Escuela de Teatro de La Plata especialmente para la experiencia. Los actores Sofía Boué, Javier Francisco Schencke Olavarría, Marina Sol Álvarez, Yanina Zanier Quintas y Javier Carrizo además del desafío que de por sí presenta el tema, trabajaron también junto a Matthias las diferencias concepciones culturales. Cuenta el director que “en los primeros encuentros charlamos mucho y nos dimos cuenta que hay muchas opiniones encontradas. Cada uno tiene su respuesta personal basada en su experiencia. Y a pesar que ninguno de los actores era muy creyente había muchas contradicciones que se manifestaban sobre el suicidio. Pero además también trabajamos sobre la construcción cultural en relación al tema que se da a través del tratamiento que se le da socialmente al suicidio y la depresión. Por ejemplo, en Alemania, los últimos años varias personalidades hablaron públicamente sobre sus problemas de depresión y creo que allá hay otra forma de pensar el tema como un problema de la comunidad. Creo que el suicidio es una acción en contra de la sociedad porque alguien dice me voy solo y deja a los otros. Esa es mi opinión que desde lo de mi amigo ha ido variando día a día."

Más allá de su rol como director, la interacción de Matthias con los actores fue fundamental porque de algún modo genera ese contrapunto cultural necesario para poner el tema en perspectiva. Jochmann está a punto de recibirse en el Instituto de Ciencias Teatrales Aplicadas de la Universidad “Justus Liebig” de Giessen y es alumno de Heiner Goebbels, regista y compositor alemán que el año pasado ofreció una charla en la TA Escuela y mediante el cual conoció el espacio. Para él esta obra es parte de su proceso de formación ya que “es muy importante poder reflexionar sobre esto en mi paso por Sudamérica. Primero porque me encuentro de lleno con las dificultades de hacerlo en otro idioma pero también con cierta tendencia alemana. La primera vez que estuve en por acá hace cinco años viaje un montón de tiempo como el mochilero típico. En ese viaje además de acercarme al idioma, pude ver parte del teatro que se hacía entonces al regreso quería venir para investigar más al respecto. Haciendo esta obra pude además ver como funcionan esas ideas previas que uno tiene, porque así como ustedes piensan que los alemanes somos muy fríos, nosotros pensamos que los latinoamericanos son todos muy tiernos y más demostrativos de sus afectos físicamente. Por supuesto que no se aplica al cien por ciento, pero hay algo de eso que afecta en el Teatro Latinoamericano porque acá se muestran más emociones en el teatro y eso en particular fue una dificultad que tuve que enfrentar para la puesta de esta obra.” Una pieza que justamente exhibe crudamente la vulnerabilidad de "los innegociables."