Mascherano, una figura del tenor de San Martín

Seleccion-argentina / El volante central la rompió toda frente a Holanda, fue clave en momentos decisivos y terminó a llanto puro dentro de la cancha. En las redes sociales se lo caricaturizó con el General argentino.
09.07.2014 | 21:58 Comentar    |    Facebook Twitter

Por Mauro Bolatti
@maurobolatti

Dejó el corazón en la cancha. Corrió como si tuviese cuatro pulmones y siempre estuvo en el lugar indicado. Determinante en varios pasajes del partido, Javier Mascherano fue, junto a Sergio Romero, la gran figura que tuvo Argentina en la victoria de semifinales frente a Holanda. Y por ello mismo, ante tremendo partido de un todoterreno, el ingenio argento estuvo al día y lo caricaturizó al volante central con el General San Martín.

Luego del encuentro los mensajes y las fotos en las distintas redes sociales tomaron protagonismo rápidamente. Y así como tomó popularidad las imágenes de la intimidad del plantel con todos los festejos de los jugadores, fue muy original como se remplazó la figura del General San Martín para poner la cara de Mascherano, quien desde hace años se convirtió en uno de los granes baluartes del seleccionado nacional y es, quizá después de Lionel Messi, de los más valorados futbolistas del plantel.

Pero no solo entregó cuerpo y alma Mascherano dentro de la cancha. En las instancias de los penales, si bien no fue uno de los encargados de patear desde los doce pasos, el sub capitán del equipo de Alejandro Sabella se tomó el tiempo de agarrar fuerte a Chiquito Romero y decirle que esta noche se iba a convertir en héroe. Y el volante central no falló con sus premoniciones.

Eso llevó a vincularlo también con Ernesto Guevara, otro de los referentes de la lucha y entrega por una causa nacional, y jugar así con su apellido y el del revolucionario político: MasChe.

Después lo relatado: los llantos de desahogo y alegría de quien está jugando su tercer mundial y quedó en la historia pero que ahora no se conforma y va por más. Como lo fue el General San Martín en su momento, el Che Guevara después, Mascherano deja cuerpo y vida por Argentina y da pelea hasta el final.