Con las perspectivas de una vacuna en el primer trimestre del año próximo y las declaraciones de distintos funcionarios respecto a la temporada de verano, es inevitable pensar en el funcionamiento del transporte de larga distancia y cómo será el funcionamiento de trenes y colectivos. El Director Ejecutivo de la Comisión Nacional de Regulación de Transporte (CNRT), José Ramón Arteaga, conversó con Diagonales y brindó detalles sobre los protocolos y modalidades que se están diseñando.

Además destacó la necesidad de trabajar en pos de un sistema federal de transporte y el uso de la tecnología como una herramienta en la prevención del delito y la inseguridad en colectivos, trenes, entre otros. En ese sentido, remarcó que los principales desafíos hoy los encuentran en el período posterior a la pandemia y en la forma en que se reactivará el transporte para que "no sea un espacio potencial de contagio". 

¿Cuál ha sido el rol de la CNRT en el marco de la pandemia?

-Fundamentalmente, además de ser un organismo de control, nos hemos transformado en un organismo de gestión en función de la gran demanda que tiene todo el sector del transporte automotor a partir de la suspensión de actividades y la repatriación de miles y miles de argentinos que volvieron del exterior a cada una de sus provincias. Eso transformó al organismo, porque además de sus funciones básicas también sumó la elaboración de los protocolos sanitarios como la toma de temperatura, la trazabilidad de los pasajeros, el origen y destino de cada unidad, el relevamiento articulado con el Ministerio de Salud para que sepamos el domicilio de ese pasajero y podamos seguir controlando que no esté contagiado y que no contagie a nadie más, en definitiva todos los protocolos que existen a partir de la pandemia en la modalidad de ferrocarriles, transporte de larga distancia y por supuesto el transporte urbano. Hay 199 líneas de transporte interurbano con más de 18.000 unidades que transportan trabajadores esenciales. Esas empresas, esas unidades, tienen un protocolo sanitario que son exclusivos para trabajadores esenciales  y exigen el uso del barbijo, el aislamiento del chofer, la desinfección y ventilación de la unidad; todo ésto es lo que viene haciendo la CNRT desde el 20 de marzo a la fecha.

"Hay 199 líneas de transporte interurbano con más de 18.000 unidades que transportan trabajadores esenciales"

Durante este tiempo, ha preocupado mucho el funcionamiento del transporte en la región del AMBA, en ese marco ¿cómo ha sido el trabajo de coordinación con la Provincia y la Ciudad de Buenos Aires?

-Claramente la coordinación que ha dispuesto el ministro Meoni hace que trabajemos semanalmente con Alejo Suply, subsecretario de Transporte de la Provincia, y con Juan José Méndez, titular de Transporte de la Ciudad de Buenos Aires. Los protocolos que se han dispuesto, han sido elaborados por consenso y unanimidad, en función de que el AMBA es una zona común, en donde cada jurisdicción interviene aplicando los protocolos en función de la necesidad y demanda de cada jurisdicción. Imaginate que en el AMBA hay alrededor de 18.000 unidades de transporte urbano que están siendo monitoreadas, para que como dice Meoni que el transporte no sea un potencial lugar de contagio. Eso es lo que estamos haciendo, además de todo lo que tiene que ver con el transporte de cargas, para que llegue a cada ciudad y a cada provincia, porque de alguna manera es quien lleva el insumo a la actividad comercial, los alimentos, los medicamentos, entonces también ahí estamos trabajando fuertemente.


Hemos escuchado mucho, sobre todo en el último tiempo, que existen diferencias entre la administración porteña y la bonaerense, ¿lo han observado en su trabajo de coordinación?

-Siempre la autoridad sanitaria y el gobierno nacional tuvo en observación el tema que tiene que ver con la vulnerabilidad social, con determinados conglomerados y fundamentalmente con sectores como los adultos mayores  y el transporte como un ámbito potencial de contagio, en función del aprendizaje que tuvimos de España e Italia donde el transporte fue clave en el sentido de la propagación del contagio. A partir de esa experiencia, tengo que reconocer la responsabilidad tanto de la provincia de Buenos Aires como de la Ciudad Autónoma que, en materia de transporte, hemos trabajado absolutamente coordinados este tiempo en los protocolos, en los controles, en la información de la capacidad transportada, en las sanciones a los que no cumplían con los protocolos. Verdaderamente hay una articulación que reconoce la responsabilidad de sus gobiernos.

" Con la provincia de Buenos Aires y la Ciudad Autónoma, en materia de transporte, hemos trabajado absolutamente coordinados. Verdaderamente hay una articulación que reconoce la responsabilidad de sus gobiernos"

¿Cuáles son los principales desafíos o dificultades que encuentran en el sistema de transporte?

El principal desafío es empezar a trabajar y pensar en la pospandemia. De alguna manera,  hoy en el sistema hemos aprendido hacia dónde tenemos que apuntar, dónde tenemos que exigir más, los controles sobre lo que tiene que hacer cada empresa u operador ferroviario y automotor en función de un potencial contacto con un caso positivo. Ya hay una dinámica, un ejercicio de reunión, de trabajo y presencia del Estado. El desafío es cómo nos imaginamos la apertura de la actividad de transporte tanto ferroviario como automotor, eso implica un nuevo protocolo, otras medidas, saber que a quienes vamos a transportar tienen la certeza, la seguridad y la trazabilidad de que van a llegar a destino sin ninguna posibilidad de contagio.

Si bien todavía no hay una fecha concreta sobre la vuelta del transporte de larga distancia, ¿se está trabajando en los protocolos para cuando eso suceda?

-Sí, tiene que ver mucho con la aplicación tecnológica, con herramientas que se están utilizando en otros países y donde será fundamental la desinfección,  la sanitización y el empleo del ozono en algunas unidades, por ejemplo, que tienen que tener el visto bueno de las autoridades sanitarias pero que  estamos viendo el nivel de eficiencia que tienen en el sistema. También, obviamente la capacidad de ocupación será menor en los viajes de larga distancia y además debemos saber en qué zonas, en qué regiones se podría permitir la apertura en función de tener garantizado al mínimo el nivel de contagio y volver tener la actividad de transporte entre localidades y jurisdicciones, que hace no sólo a la conectividad sino a las posibilidades de estudio y de trabajo.

"Obviamente la capacidad de ocupación será menor en los viajes de larga distancia"

En las últimas semanas se ha hablado mucho de la reactivación de obras, ¿en el caso del sistema de transporte se piensan nuevas obras de infraestructura?

-En el área de ferrocarriles donde la CNRT tiene jurisdicción, estamos trabajando también fuertemente en la reactivación de la mano de obra intensiva. Muchos municipios, que a partir del financiamiento de la Nación, van a trabajar en generación de obras que están vinculadas principalmente con pasos a nivel, con pasos subterráneos del sistema ferroviario, con la conectividad de cada localidad. La CNRT es quien tiene que autorizar y certificar el avance de estas obras, en ese sentido, estamos trabajando mucho con intendentes. Hay más de 100 proyectos de obras que están siendo analizados a partir de la posibilidad de que el financiamiento reactive la construcción e impacte en mano de obra intensiva que es algo que también nos está preocupando como consecuencia de la pandemia.  

"Hay más de 100 proyectos de obras que están siendo analizados a partir de la posibilidad de que el financiamiento reactive la construcción"

¿Qué implica hablar de un sistema federal de transporte?

-Poder articular con todas las provincias de la realidad de la pandemia y la pospandemia, por ejemplo en relación a la solicitud de las provincias y los municipios de la actualización o volver a un sistema de subsidios como lo tiene la región metropolitana, bueno en ese también la CNRT conjuntamente con el Ministerio de Transporte están articulando con todas las jurisdicciones para analizar bajo qué requisitos y con qué formas se puede potencialmente volver a un sistema de subsidio cuando la actividad económica y el Ministerio de Economía lo permitan. Mientras tanto, hasta que aparezca la vacuna se está trabajando con el Ministerio de Interior, con la autoridad sanitaria,  el Ministerio de Salud, con Migraciones, Aduana. También hemos firmado un convenio macro con el Ministerio de Seguridad, con Sabina Frederic,  en función de incrementar el auxilio que tiene la CNRT de las fuerzas de seguridad federales, como prefectura, gendarmería, policía federal. También la CNRT tiene funciones en los pasos fronterizos, donde los niveles en materia de contagios de muchos países vecinos y hermanos, también preocupan e impactan en Argentina. Los transportes de carga ahí se tienen que controlar, no sólo en materia técnica, sino también en la trazabilidad y en el no contagio bajo ningún punto de vista.

"La CNRT conjuntamente con el Ministerio de Transporte están articulando con todas las jurisdicciones para analizar bajo qué requisitos y con qué formas se puede potencialmente volver a un sistema de subsidio"


En materia de Seguridad, ¿los roces entre Berni y Frederic han afectado su trabajo de control?

-No, de ninguna manera, porque al ser un organismo federal a nosotros nos auxilian fundamentalmente las fuerzas federales, Gendarmería, Prefectura. En ese sentido, tenemos muy presente lo que significa el transporte publico en temas como la trata de personas. Por eso también formalizamos un convenio con el Comité Ejecutivo de Lucha Contra la Trata y Explotación de Personas, a cargo de Gustavo Vera. En la primera etapa de ese convenio, se está capacitando a todos nuestros fiscalizadores en todas las provincias para que bajo ningún punto de vista el transporte público o de carga sea vehículo de  trata o explotación.

¿Preocupa la inseguridad en el transporte público?

-Siempre preocupa, por eso la tecnología vino para quedarse y el monitoreo interno de las unidades, los botones  antipánico, son herramientas que de algún modo sirven para mitigar la posibilidad de sufrir hechos de inseguridad en el transporte público, sobre todo en localidades donde la frecuencia  es diversa y en donde las fuerzas de seguridad no están presentes, pero el servicio se debe seguir prestando. Eso se está trabajando con las distintas cámaras empresarias y con el gremio UTA, que se ve muy afectado por la inseguridad en el transporte público.

Sergio Massa asegura que la descentralización de la Justicia es una herramienta para combatir la inseguridad. ¿Usted comparte esa noción?

-Totalmente, es un tema que Sergio Massa viene trabajando desde hace mucho, desde que era intendente, con mecanismos concretos y eficientes de descentralización por ejemplo de las fiscalías penales. Los vecinos tienen que saber el nombre y apellido de quién lleva adelante la causa, por que de esa manera ese funcionario, que no deja de ser un funcionario público, es también controlado socialmente en cuanto a la rapidez y la eficiencia de nada más y nada menos que el acceso a la Justicia. Cuando pasa el tiempo y hay anonimatos, y la burocracia judicial de alguna manera no cumple su rol, lo que menos estamos es en presencia de justicia. Por eso la descentralización pone más cerca a los actores judiciales de la comunidad.