La inusual presencia de algas verdes –producto de cianobacterias- en el Río de La Plata, provocó la suspensión “momentánea” de la distribución de agua que va desde la toma de Punta Lara a la Planta Potabilizadora local Donato Gerardi. Tras un lunes con merma de agua en varias zonas y corte directo del servicio en buena parte de la casco, las miradas apuntan a la empresa ABSA y al intendente platense Julio Garro sobre cuándo se reanudará el servicio.

Fue en las primeras horas de ayer que se notó el faltante de agua un toda la región. Las autoridades de la firma bonaerense ABSA advirtieron a través de comunicados sobre la situación, pero sin dar definiciones sobre cuándo se regularizaría el servicio. Mientras tanto, Julio Garro dijo haber iniciado acciones para solicitar a la entidad nacional AYSA la prestación de una “planta potabilizadora móvil”.

“Instaremos a las autoridades de la empresa y al Ministro de Infraestructura de la Provincia a que nos presenten el plan de contingencia para evitar estos padecimientos. A su vez, iniciaremos gestiones ante AYSA para que evalúen el préstamo de la planta potabilizadora móvil”, indicó Garro en las últimas horas de la noche del lunes.

Asimismo, la Comuna convocó al organismo a una reunión del Comité de Emergencias (COEM), ante la problemática generada en el servicio de agua potable en la región, a raíz de las cianobacterias que afectan a la Planta Potabilizadora.

Cabe señalar que el volumen de algas observado en los últimos días no se ha registrado en el Río de La Plata en los últimos 30 años. La densidad de las mismas generó tal impacto que sobrepasó el sistema de filtrado de la Planta. Según han indicado expertos, la afluencia de algas se da a partir de la presencia de cianobacterias, producto de la contaminación y la falta de oxígeno en el agua.

En tanto, desde ABSA informaron que en las últimas horas se logró controlar la presencia de algas en los sistemas de bombeos y que, de ese modo, la distribución de agua se normalizaría, de manera paulatina, en el transcurso de este martes 24 de noviembre. El organismo indicó que “con la producción en marcha y la comprobación de la inexistencia de algas en el agua tratada, se logró recuperar el nivel de cisterna en Planta y se habilitaron los rebombeos” para abastecer al casco urbano de La Plata, Ensenada y Berisso. Por ese motivo, el servicio comienza a normalizarse.