El gobernador Axel Kicillof brindó detalles sobre la continuidad del aislamiento social en la provincia de Buenos Aires y criticó el rol de “parte de la oposición”. En ese sentido, le envió un mensaje directamente al ex presidente Mauricio Macri: “Con el daño que causó, lo mejor que puede hacer es intentar ayudar”.


En ese sentido, agregó que “parte de la oposición todavía no entendió que este no es un año electoral, es un año de pandemia. Tenemos que hacer los imposible ¿para permanecer unidos”.  

De esta manera, Kicillof se diferenció de los discursos de Alberto Fernández y Horacio Rodríguez Larreta que se centraron en los anuncios respecto de las medidas en el marco de la pandemia. En cambio, el gobernador hizo fuertes declaraciones políticas.

“Nos quieren hacer perder el tiempo con discusiones absurdas”, sostuvo el mandatario respecto a las críticas sobre el manejo de la pandemia.  “No es momento para enfrentamientos inconducentes y para tratar de sacar ventajas”, remarcó y aseguró que su rol era “proteger a los y las bonaerenses y no me van a distraer”.

Por otro lado, contó que el intendente de Tandil Miguel Lunghi le envió una carta tras declaraciones que realizó en una radio local y leyó parte del texto. El jefe comunal había dicho "es difícil es chiquito" a un medio de comunicación tandilense en relación al gobernador, por lo que le envío un mensaje para asegurarle que los dichos habían sido "en referencia a su carácter y personalidad como gobernante de modo afectivo y positivo".  "Por suerte se aclaró que fue una expresión" dijo Kicillof y afirmó que no lo entendió como una ofensa. 

Respecto de la continuidad de las medidas de aislamiento en la Provincia, el gobernador aseguró que “si durante la próxima semana siguen descendiendo los casos”, se habilitará el funcionamiento de locales en centros comerciales, pero no así los patios de comidas.

Además se permitirán los ensayos y la asistencia de artistas a sus estudios, el dictado de talleres en centros culturales, actividades deportivas al aire libre y una nueva ampliación de la construcción privada. “Todo esto bajo rigurosos protocolos”, adelantó el mandatario.

Respecto a dichos protocolos, explicó que “en caso de que durante la próxima semana bajen los casos”, el jefe de Gabinete, Carlos Bianco, y el ministro de Salud, Daniel Gollán, darán los detalles de las condiciones necesarias para las habilitaciones en cada caso.