En una muestra más de apuesta plena a la obra pública, el presidente Mauricio Macri aterrizó en el distrito de San Martín para inaugurar el metrobús de esa zona a la altura de Ruta 8. De la mano de María Eugenia Vidal, el mandatario se presentó para volver a marcar el perfil de campaña de fuerte polarización con el kirchnerismo, “el pasado sin respuestas” y todo “lo que no se había hecho antes en la Provincia”.

“Esta gran gobernadora María Eugenia se propuso cambiar la historia. Después de 28 años de abandono, de promesas incumplidas, en el querido conurbano donde más abandono encuentra uno. Estar acá viendo esta transformación es algo único”, señaló Macri, quien está decidido a centralizar la campaña a nivel bonaerense, con fuerte anclaje en obra pública de los epicentros urbanos y la conexión con los pueblos.


Ladeado por Vidal y el ministro de Transporte, Guillermo Dietrich, entre los presentes junto a Macri se pudo observar al propio intendente de San Martín, el peronista Gabriel Katopodis, quien no pronunció palabras durante la actividad.  

“Nosotros no vinimos a arreglar cosas solamente, vinimos a crecer. Pero cómo va a crecer la gente si no puede viajar cómoda, no hay calles pavimentadas, cómo se puede crecer. Estos son los cimientos que a la Argentina le faltaban”, dijo Macri, quien además comparó su gestión nacional con “atravesar un río” aunque advirtió que el país aún está “a la mitad” de ese camino.

“Tienen que haber soluciones concretas. Estamos en un año bisagra: seguir en el futuro o volver al pasado. Estoy acá para ayudarlos a cruzar el río. Ahora estamos a mitad del río, entre el pasado que no tiene soluciones y el futuro que nos merecemos”. Ya sin hablar de presente, Macri insiste en mirar al futuro para ganar los votos necesarios de cara a octubre.

Asimismo, en su táctica de polarización, el Presidente llamó a “alejarse de la mentira, del apriete y de los punteros” en referencia a la oposición y el sindicalismo, elementos con los que Cambiemos decidió enfrentar en su discurso.

En esa misma línea intervino la gobernadora Vidal, quien estimó: “El cambio que empezamos y estamos haciendo es concreto, es lo que está acá. Del otro lado está lo que ya conocemos, lo que vivimos por décadas: el abandono, las mentiras, las ilusiones, la desidia y el cinismo”.

En tanto, la Gobernadora agregó: “Hace cuatro años estamos demostrando que los imposibles quedan en las palabras. No es imposible empezar y terminar las obras que esperamos durante mucho tiempo sin corrupción. No es imposible terminar más de 2000 obras de forma transparente”.