Luego de la serie de críticas y señalamientos que el macrismo bonaerense lanzó contra el gobierno de la Provincia respecto de la nueva carga de datos sobre fallecimientos por COVID19, desde la gestión de Kicillof presentaron una dura respuesta. En su conferencia de esta mañana, el jefe de Gabinete, Carlos Bianco, definió como “miserable y oportunista” a quienes apuntaron contra Kicillof y el ministro de Salud, Daniel Gollán, y calificó las críticas como “intentos de sacar ventajas políticas”.

Quienes plantearon el tema en términos de un supuesto ocultamiento de datos, me parece una actitud miserable y oportunista, intentando sacar ventaja política respecto del manejo de una pandemia”, dijo Bianco, en conferencia junto al viceministro de Salud bonaerense, Nicolás Kreplak.


“Lejos de querer ocultar algo es poner luz sobre un problema que teníamos en la provincia, con múltiples ejemplos de otros países. Esto fue para despejar cualquier duda. Lejos de ocultar cualquier número, nos pusimos a trabajar para que cualquier información sea pública”, dijo Bianco y agregó: “Nos cansamos bastante de esto. Quererse a poner a sacar tajadas en medio de una pandemia, me parece una actitud muy miserable. En el marco de una pandemia que está llevando tanto trabajo e inversión”.

En tanto, el viceministro Kreplak ratificó la implmentación de nuevas combinaciones de datos que lograron develar números de fallecidos que no habían sido registrados. “El esfuerzo creció mucho, hubo mucho estrés. A medida que fue aumentando la cantidad de casos, se empieza a ver esta en gran cantidad de casos una separación entre lo reportado y lo que podíamos apreciar buscando con otras fuentes de información. Hicimos un esfuerzo muy grande para desarrollar las herramientas necesarias para tener esta información en tiempo real”.

Asimismo, el segundo de Gollán también calificó las críticas de Juntos por El Cambio como una postura “de muy baja calaña”. “Tenemos que reflexionar seriamente sobre la necesidad de bajar los casos. Hasta ahora hemos superado el primer desafío, que fue el no colapso del sistema de salud”, agregó Kreplak.