Previo a las elecciones generales, la oposición vaticinaba una nueva interna en el gobierno luego de los comicios, sin embargo, la puja por cargos y poder se desató en Juntos por el Cambio. Por estas horas, la UCR lleva adelante una disputa por la conducción del bloque en la Cámara de Diputados que enfrenta a dos alas del radicalismo. 

El diputado Emiliano Yacobitti, quien cuenta con el respaldo de Martín Lousteau, persigue el cargo que hoy ocupa Mario Negri como presidente del bloque. Este martes, Yacobitti y un grupo radical entre los que están el diputado electo Martín Tetaz y las legisladoras porteñas Carla Carrizo y Dolores Martínez, firmaron un comunicado en el que plantearon que "la conducción de nuestros bloques y las vocerías que los representan deben ser el reflejo de lo validado por la sociedad en las elecciones".

De esta manera, los radicales alineados bajo Martín Lousteau buscan ejercer presión para que Negri de un paso al costado. "Es necesario cambiar para ganar", remarcaron en el texto.

“El radicalismo ha sido artífice central del triunfo de Juntos por el Cambio. Lo ha hecho a partir de interpretar a una sociedad que pide modificaciones profundas en las prácticas de la dirigencia política. La conducción de nuestros bloques y las vocerías que las representan deben ser, entonces, el reflejo de lo validado por la sociedad en las elecciones. Es momento de ratificar esa renovación”, señalaron. 

Sin embargo, Negri ratificó su intención de continuar como jefe de bloque y pretende dar batalla aunque, públicamente, pidió "dejar de lado las tensiones, que jamás alimenté ni alimentaré".


"El secreto es administrar las diferencias porque enfrente tenemos al kirchnerismo. No hay que distraerse. La sociedad quiere al Radicalismo unido y fuerte", escribió el diputado nacional en sus redes sociales luego del comunicado del sector que encabeza Yacobitti.

Pero estas internas dentro de la Cámara de Diputados, son sólo un escenario de la batalla que se desata dentro de la UCR.  Es que Negri cuenta con el respaldo de Gerardo Morales, quien el 17 de diciembre enfrentará a Lousteau por la conducción de la mesa nacional del radicalismo y todo indica que la Unión Cívica Radical tendrá unas semanas calientes por delante. 

Mientras tanto, en Juntos por el Cambio también crecen las tensiones, especialmente entre el radicalismo y Elisa Carrió luego del acto por los 20 años de la Coalición Cívica. Allí, la ex legisladora criticó fuertemente a la UCR y a sus dirigentes. “Yo no me fui de un partido que tenía corruptos para venir a hablar con los hijos privilegiados de esos corruptos, que manejaron Medicina o la Franja (Morada) de Ciencias Económicas con la mayor corrupción que se conoce en la historia”, manifestó.  

Carrió hizo especial alusión a Enrique 'Coti' Nosiglia y a los sectores vinculados a Martín Lousteau que buscan disputar el liderazgo radical de Negri en Diputados. "No se puede ser amigo del ‘Coti’ Nosiglia toda la vida, muchachos. El que le caiga el cuerpo, que le caiga”, remarcó la titular de la CC. 

Las respuestas no tardaron en llegar. Martín Tetaz, Yacobitti y el propio Lousteau apuntaron contra Carrió y le reclamaron que "pida disculpas" por sus dichos. Incluso, este mismo martes, Lousteau acusó a la polémica dirigente ser “totalmente funcional al kirchnerismo” y sostuvo que “no se puede criticar todo el tiempo adentro”.

“Hay gente en Juntos por el Cambio que no le gusta que su peso individual se diluya y cuando reacciona tirando piedras genera problemas, lo contrario de lo que la gente nos está pidiendo”, consideró.