La Universidad Católica Argentina elaboró un informe sobre la situación socioeconómica de la población en Argentina durante el 2020. Los datos que se desprenden del análisis, señalan que la pobreza alcanzó el  44,2% mientras que la indigencia llegó al 10,1%.

Por otro lado, los niveles de desempleo están alrededor del 14%. Estos porcentajes significan que 20,3 millones de personas no pueden acceder a todos los elementos de la canasta básica como los alimentos necesarios para una buena nutrición, al sistema de salud y a la vivienda digna. Además, cerca de 2,7 millones de ciudadanos se encuentran sin trabajo.  

Sin embargo, uno de los datos más estremecedores está relacionado con la pobreza de los niños y jóvenes de hasta 17 años que llega al 60,4%. Es decir que 6 de cada 10 chicos en Argentina son pobres

En ese mismo rango etario, la indigencia llega al 16%. Ambos porcentajes son los más altos en los últimos 10 años y se evidencia que el efecto de la pandemia tuvo un fuerte impacto, especialmente, en la situación socioeconómica de niños y jóvenes. 

Acorde al informe del Observatorio de la Deuda Social Argentina de la UCA, un 10,3% y un 13,7% de la población cayó en situación de indigencia y pobreza, respectivamente, entre 2019 y 2020. “Al analizar las posibles trayectorias descendentes de las personas con respecto a su situación ante la pobreza o la indigencia se identificó como cualidades adversas: el residir en el conurbano bonaerense; pertenecer a hogares del estrato trabajador marginal, nivel socio-económico muy bajo, con jefe de hogar subempleado/desempleado. Además, la presencia de niñas/os en el hogar se asocia con factores estructurales que también refuerzan la caída en la pobreza o la indigencia”, señala el reporte.