El 30 de octubre vence el plazo para el desalojo de las 100 hectáreas ocupadas en Guernica, Presidente Perón. El gobierno de Axel Kicillof apuesta a un plan pacífico de acuerdos para que las familias que aún residen en el lugar, lo abandonen voluntariamente. En ese contexto, la Provincia llevó adelante un nuevo censo para determinar cuántas personas permanecen en el terreno.

La semana pasada, el ministro de Desarrollo de la Comunidad Andrés Larroque aseguró que más de 600 familias ya habían aceptado la oferta del gobierno bonaerense y que sólo alrededor de 200 personas todavía ocupaban el predio. Desde las organizaciones sociales que acompañan a las familias de Guernica y los delegados de la toma, aseguran que esa cifra es mucho mayor, dado que desde el último censo más personas se instalaron en el terreno.

En ese sentido, estos sectores convocan mañana en el Obelisco a una conferencia para comunicar los resultados del nuevo relevamiento y una posterior movilización a Plaza de Mayo cerca del mediodía. “El censo realizado desmiente al ministro Larroque sobre las cifras mentirosas sobre la cantidad de familias en el lugar y que sólo quedaba una minoría”, sostuvieron en un comunicado.

En ese sentido, Juan Carlos Giordano, diputado nacional del Frente de Izquierda, señaló que “el censo realizado en Guernica conjuntamente con vecinos y organismos de Derechos Humanos confirmó que hay más de 1400 familias asentadas en el lugar”.

Los números que esgrimió el legislador difieren ampliamente de los brindados por el Comité Interministerial que conformó la Provincia. Dicho comité informó que un 80% de las familias de la toma de Guernica habían llegado a un acuerdo, pero los delegados del predio aseguran que aún residen muchísimas personas en las tierras ocupadas y por ello habían pedido un nuevo censo.

A diez días del vencimiento del plazo para el desalojo dictado por la Justicia, los datos que arroje el último relevamiento serán fundamentales para las negociaciones que lleva adelante la provincia de Buenos Aires a fines de evitar un desalojo violento y con intervención policial.