Los operativos policiales en los espectáculos deportivos constituyen una problemática financiera para los clubes que abonan cada partido. Los efectivos afectados a los encuentros de fútbol cobran aproximadamente cuatro horas y por cada una de ellas, desde el 1° de abril, las instituciones erogarán 183 pesos, más del doble de lo que venían pagando, ya que abonaban 88 pesos.

El gasto repercute y el malestar en los clubes es notorio: algunos directivos plantearán en la próxima reunión de las categorías de Ascenso y Ligas del Interior la postura de jugar a puertas cerradas.

"No podemos poner plata para jugar. Perdemos dinero ahora, con este incremento nos resulta imposible: Vamos a plantear jugar a puertas cerradas", indicó el dirigente de un club del Conurbano que tiene representación en el comité ejecutivo de la Asociación del Fútbol Argentino.

En el interior, también pusieron el grito en cielo por la nueva decisión; el pasado sábado en Tandil se realizó una reunión en la Unión de Ligas del Centro y del Oeste de Buenos Aires en la ciudad de Tandil, donde unificaron criterios para solicitar que esto se cambie.

Vale destacar, que varias Ligas de la región que ya iniciaron sus campeonatos decidieron parar el fútbol, entre ellas figuran las competencias de San Antonio de Areco, San Nicolás, Mercedes, Chacabuco, San Pedro, Baradero, Arrecifes, Zárate, Campana, Chivilcoy, Colón y Rojas.

Sin dudas, este es un nuevo paso que da la Casa Madre del Fútbol Argentino y el Gobierno con la intensión de desprestigiar y opacar el deporte en el interior.