La Asociación de Fútbol Argentino sigue teniendo movimientos y fallas que dibujan un panorama oscuro en diferentes determinaciones. Como la que se produjo ayer por una desinformación y mala comunicación con respecto al cierre del mercado de pases.

El jueves 25, un día antes de que inicie la segunda parte de la Superliga, cerró el libro de pases, pero los clubes tuvieron una semana más para negociar con jugadores que lograron inscribir, algo que en un principio se había dicho que no iba a ocurrir más. Cuando quedaban pocos minutos para que este plazo termine, la AFA dio a conocer que hay todavía una semana más para negociar con jugadores, pero solo pueden hacerlo los clubes que inscribieron jugadores que militan en clubes extranjeros y esto hizo estallar la polémica.

¿Por qué se instala una duda? Porque los únicos dos casos que cumplen con los requisitos son Independiente y Boca. El Xenieze con la búsqueda de Gustavo Gómez, que ayer parecía caerse del todo por la negación de venta por parte del Milán y el conjunto de Holán con el nombre de Carlos Benavídez –uruguayo de 19 de Defensor Sporting-. Ambos están inscritos y cumple con todos los requisitos .

Tras conocerse esta posibilidad, los clubes se quejaron por esta nueva posibilidad que se acota a tan solo dos equipos y que beneficia más a Boca por la jerarquía del jugador que le interesa, ya que lo de Independiente sería una apuesta a futuro.

A su vez, las miradas se dirigen al presidente de la AFA, Claudio Chiqui Tapia (hincha de Boca) y Hugo Moyano (Vicepresidente de la casa madre y presidente de Independiente) como creadores de esta decisión  para favoreces a sus equipos.