La última entrevista que Majul le hizo al Presidente tuvo su cuota de desconcierto e incertidumbre en el común de denominador de los argentinos. Primeramente, Mauricio Macri marcó como principal problema la polémica frase “La argentina cuenta con problemas estructurales, como no tener moneda, que ya lo resolvieron Perú, Chile, Paraguay, Uruguay, Colombia y el mundo entero”.

¿A qué se refirió con esta impactante frase? Inicialmente, plantea como principal causa la supuestamente “pésima” renegociación de la deuda externa efectuada por el Ex Ministro de economía Roberto Lavagna, dejando en default un 26% de los acreedores. Conjuntamente, se agrega el inconveniente causado por añadir retenciones al campo y una destrucción constante del sistema energético, dejando un país con una dificultad estructural relevante.

Sin embargo, agrega en la entrevista que uno de los principales logros del actual gobierno, es solucionar los problemas previamente comentados, afirmando que se encuentran: “mejorando la calidad democrática, acceso a la información pública, instituciones sólidas, y se encuentran construyendo las rutas que no había, los puertos y los aeropuertos”. Aun así, ¿Es realmente suficiente para justificar la enorme pérdida del poder adquisitivo que tuvieron los usuarios en estos últimos dos años?

Haciendo hincapié en “no tener moneda”. ¿A qué se refiere realmente con esa frase? Para ello, Luis Majul compara una inflación acumulada del 170% desde que comenzó el gobierno, en relación a un aumento del 140% de la jubilación mínima, mini-shocks del tipo de cambio semanales, y aumentos reiterados de las tarifas, culminando fuertemente en una caída del salario real. Esto se debe, a que gran parte de los formadores de precios, cuantifican su  ganancia en términos de dólares, impactando finalmente, en un aumento de los precios por la constante suba del tipo de cambio.

De todas formas, para mantener un tipo de cambio “estable”, el gobierno viene jugando con tasas de interés que rondan el 60%, valor muy por encima a la de nuestros países vecinos. Además, se agrega un valor del crédito UVA, muy difícil de abonar para la gran mayoría de la población. Finalmente, termina en una reducción en la inversión productiva, disminución del empleo y aumento en la pobreza e indigencia.

Sin embargo, Mauricio Macri, cree necesario pasar por esta tormenta para que finalmente logremos entrar en la senda de crecimiento sostenido, es decir, tomarlo como obstáculo ineludible para llegar al momento de transición. ¿Es realmente así? Definitivamente, es complicado explicar el crecimiento sostenido de un país, con ajuste constante, caída en la inversión productiva, aumento del desempleo, la inflación más alta de los últimos 27 años y caída brusca del salario real.

Para ello, preferentemente, se propone un camino que conlleve, finalmente en una mejora en las condiciones sociales y una moneda finalmente estable.