A pesar de formar parte de Juntos, el intendente de General Villegas, Eduardo Campana, expresó su descontento con la Ley de Alquiler vigente impulsado por Daniel Lipovetsky, un legislador de su espacio. El jefe comunal aseguró que la normativa generó una situación muy crítica en su distrito respecto a la situación habitacional y se mostró a favor de su derogación. 

A diferencia de lo que sucedió en la mayoría de la provincia, en Villegas Juntos perdió la elección local en las PASO. Por eso, en conversación con el programa En Boca de Todos de Diagonales Radio, Campana hizo una autocrítica, reconoció errores y adelantó que habrá más modificaciones en su gabinete después de los comicios generales. 

Por otro lado, el intendente cuestionó los cambios en el equipo de gobierno de Alberto Fernández aunque se mostró satisfecho con las incorporaciones realizadas por Axel Kicillof en Provincia. 

Después de algunos momentos complicados en medio de la pandemia, ¿cómo está la situación sanitaria en Villegas?

-La situación ahora está mucho más tranquila. En la ciudad cabecera no tenemos casos, creo que tenemos sólo dos casos activos en una de las localidades. Además venimos avanzando con la vacunación, como todos los municipios. Acá ya tenemos gran parte de la población con las dos dosis.

Respecto de las elecciones, ¿lo sorprendió el resultado en el municipio?

-Nuestro espacio ideológico fue dividido. Nosotros fuimos con el radicalismo que era una forma de mantener el electorado, pero la verdad es que el resultado en Villegas fue bastante adverso y más de lo esperado. Ahora estamos trabajando mucho, hemos puesto en marcha una campaña muy fuerte para el 14 de noviembre.

¿Qué le transmiten los vecinos?

Uno hace un análisis y debe hacer una autocrítica. Yo asumo la responsabilidad. No hemos desarrollado una política partidaria, nos abocamos mucho a la gestión. Nuestro equipo de gobierno es muy técnico y eso implica a que uno no le ha aplicado el tiempo necesario. El electorado no se equivoca, no hemos estado al lado del vecino, no hemos tenido una comunicación sobre todo lo que hemos hecho en la gestión. Y no podemos echarle la culpa de todo a la pandemia. Hay que comunicar, reunirse y estar al lado de los vecinos.

¿Hizo cambios en el Gabinete?

-Hemos hecho algunos cambios de funcionarios y secretarías y ahora también seguramente luego el 10 diciembre, después de las elecciones, haremos alguno más.

Y a nivel nacional, ¿cómo vio el resultado de las elecciones?

-La verdad, inesperado. No esperaba un resultado tan categórico en la provincia de Buenos Aires, especialmente. Creo que el electorado también espera un cambio, otra cosa. Como nosotros hacemos una autocrítica, también tiene que hacerla el gobierno provincial y nacional.

¿Qué le pasó cuando vio la interna que se desató en el Frente de Todos después de las PASO, la carta de CFK, los cambios que se hicieron en el Gobierno?

-El vecino está cansado de esos cambios, esas idas y venidas. No hay resultados, no hay un acercamiento. Los cambios que se hicieron es volver a más de lo mismo, especialmente en el Gabinete nacional, no así tanto en el provincial. La gente quiere otra cosa.

¿No cree que se fortalece el Gabinete Nacional con los nombres que ingresaron?

-No lo creo, no. Son más de lo mismo. Ahora, al cierre de exportaciones de carne se podría sumar el cierre de exportaciones de maíz, nuestra comunidad agropecuaria está sembrando maíz en medio de una gran incertidumbre. Es imposible trabajar en un país de esa manera, en un país donde no hay previsibilidad.

Señalaba que los cambios en el gobierno provincial fueron diferentes

-Bueno porque Insaurralde que es el nuevo jefe de Gabinete por ejemplo, es intendente. Los intendentes conocen la realidad. Desde nuestro espacio íbamos a tener una reunión con él que fue suspendida pero ya la vamos a tener, hay una línea de trabajo y esperamos que tenga continuidad.

¿No tenían comunicación diaria con el ex jefe de Gabinete, Carlos Bianco?

-Había una comunicación. En lo personal, teníamos una buena comunicación y una línea casi directa sobre todo en los momentos más complicados de la pandemia. Pero no todo el grupo de intendentes de la sección cuarta, por ejemplo, tuvo una comunicación tan clara.

Estos días se estuvo hablando mucho de la Ley de alquileres, incluso su impulsor Daniel Lipovetzky reconoció que algunos aspectos de la legislación no funcionaron pero se lo atribuyó a la inflación. ¿Cree que se tiene que derogar?

-La verdad, sí. No se dan una idea lo que nos complicó a los municipios la Ley de Alquileres. Los alquileres son tan costosos que la gente no puede afrontarlos, y además no hay viviendas. Nuestro país no trabajó para construir viviendas en los últimos años. En el partido tenemos un déficit de mil viviendas. Tenemos que ayudar a la gente para que puedan pagar alquileres, porque si no los dejan en la calle. Desde el municipio tuvimos que reasignar algunas partidas a Desarrollo Social para eso. La inflación es alta, sí, pero es un problema que arrastramos hace muchísimos años y uno tiene que pensar en todos esos aspectos. He recibido mensajes directos de personas que me decían “tengo tres chicos, la semana que viene me quedo en la calle”, es terrible.

¿Por qué cree que estos temas no se debaten en profundidad? Ustedes los intendentes lo ven de primera mano, pero pareciera que gran parte de la política no le presta atención

-Ahí está el problema, por eso el electorado va para un lado y otro. Porque no hay una línea de trabajo clara. La inflación se come el salario de cualquiera. Nosotros tuvimos que subir un 5% el aumento salarial de este mes que habíamos previsto para los trabajadores municipales.