El intendente de San Isidro, Gustavo Posse, le bajó el tono a la interna del Frente de Todos y dijo que aún no se había convertido en una "crisis institucional". Sin embargo, el jefe comunal le pidió a responsabilidad a Cristina Fernández de Kirchner y Alberto Fernández. 

En conversación con el programa En Boca de Todos de Diagonales Radio, Gustavo Posse, señaló que es necesario un consenso "entre quienes fueron juntos en 2019". Por otro lado, opinó que el resultado de las elecciones PASO fue una expresión contundente de "desaprobación" a la gestión del oficialismo. 

Por otro lado, el intendente celebró la victoria de Diego Santilli en la provincia de Buenos Aires y aseguró que Juntos por el Cambio buscará volver a gobernar en 2023. 

¿Cómo está viviendo estas horas con toda la incertidumbre en la que estamos inmersos?

-Por un  lado, como todos los argentinos, concentrado en mi trabajo y con las responsabilidades que uno tiene. Pero también estoy preocupado y con el deseo de que el Gobierno pueda entender que el resultado de las elecciones requiere aún de más responsabilidad. Hubo una expresión contundente de desaprobación en la mayoría de las provincias y eso requiere que tengan un fuerte consenso quienes fueron juntos en la elección de 2019.

¿Cómo analiza la presentación de renuncias por parte de los funcionarios que responden a Cristina Kirchner? ¿Cree que fueron una presión al presidente Alberto Fernández?

-Es natural que los funcionarios que fueron elegidos por el Presidente en determinada etapa presenten todos la renuncia, una parte, o los que él desee. No conozco quienes presentaron las renuncias y quienes no o por qué estuvieron motivadas, lo que sí creo es que la sociedad respondió de manera bastante estable frente a la inestabilidad provocada por el gobierno. Es una sociedad madura y que mira con preocupación pero no se desestabiliza.

¿Pensaba que la derrota del Frente de Todos en las PASO podía llegar a desencadenar esto que estamos viendo?

-Pasa que no sabíamos. Nosotros luchábamos por expresar a la sociedad pero no esperábamos semejante resultado. Sí conocíamos que había un fuerte grado de desaprobación y también nos planteábamos el porcentaje de gente que acudiría a votar. Pero resultó que la elección no fue tan minoritaria como se esperaba, especialmente en medio de la pandemia, y también tuvimos un resultado que no imaginábamos. Uno trabaja para un resultado, después no sabe si eso se va a dar.

¿Ve que ese resultado se puede ampliar en las elecciones generales?

-Mucha gente que no vota en las PASO, sí lo hace en las generales como ya hemos visto en elecciones anteriores y entiendo que todos aquellos que se acerquen a votar mayoritariamente lo van a hacer hacia la búsqueda de equilibrio en el sistema político y la manera de hacerlo es votar por nuestro espacio, por Juntos.

En su distrito le fue muy bien a la lista de Diego Santilli que usted apoyaba, le sacó varios puntos a Manes

-Sí. Es de los mejores resultados que hemos tenido. El 52% del electorado votó a Juntos y dentro de Juntos, nosotros logramos casi del 74%. Es una elección contundente. No sé si esperábamos ese porcentaje, pero sí creíamos que la lista de Diego iba a imponerse en el Gran Buenos Aires como efectivamente lo hizo.

¿Qué le pasa cuando después de tantos años sigue teniendo el apoyo de la gente de su distrito?

-Soy de este lugar. Para mí es natural desenvolverme en este lugar, armo un equipo con los vecinos. Podemos tener disensos, acuerdos, pero tenemos un norte común y eso se expresa en las elecciones.

En medio de la crisis política que estamos atravesando, ¿cómo cree que tiene que seguir el gobierno?. ¿Cree que hay retorno entre lo que sucede entre Cristina Fernández y Alberto Fernández?

-Sí, por supuesto. No se va a solucionar con movilizaciones de un lado y movilizaciones del otro. Creo que tanto el Presidente como la vicepresidenta tienen responsabilidades con lo cual tienen que producir un consenso para cumplir su mandato como es debido y nosotros desde la oposición, tenemos que ser una oposición constructiva para ponerle freno a una arbitrariedad y apoyar todo lo que sea positivo. Nosotros no queremos que fracase el Gobierno, queremos reemplazarlo en 2023 para gobernar de nuevo y hacerlo bien esta vez. Cuando fracasan los gobiernos no lo sufren los políticos, lo sufre nuestra sociedad.

¿Ve una crisis institucional en estos momentos?

-Por lo pronto hay una dificultad en el Gobierno, muy fuerte, que todavía no es una crisis institucional porque todavía nadie firmó nada. Que los ministros pongan a disposición su renuncia es algo natural.

Lo que se cuestiona tal vez es que las renuncias hayan sido tan públicas, en especial la de Wado de Pedro que nos llegó a todos los periodistas.

-Sí, pero pueden ser aceptadas o no, puede haber modificaciones en el Gabinete o no. A ningún argentino le tiene que preocupar el hecho de cambios de ministros. La sociedad es madura y ya ha pasado muchas crisis. De todas maneras este es un momento complicado para la Argentina y se requiere mucha responsabilidad de aquellos que fueron juntos en 2019.

Lo noto con un tono de mucha responsabilidad en esta situación.

-Sí, claro. Uno es intendente y esté a cargo de 320.000 habitantes y uno quiere que al gobierno le vaya bien. Después es distinta  la disputa electoral. donde uno intenta expresar a una parte de la sociedad que en este caso se convirtió en una opinión mayoritaria. Pero faltan dos años de gobierno y uno no quiere que fracasen.

Y en el caso de Juntos, ¿cómo ve ahora el debate interno después de las PASO con una lista integrada entre Diego Santilli y Facundo Manes en la provincia de Buenos Aires y de cara a 2023?

-No hay lugar para ese debate ahora, imaginate que a la gente se le hace muy largo el mes porque el salario, la jubilación, la pensión, no alcanza. Entonces uno mira el 2023, porque uno se prepara con antelación pero mientras tanto se está mirando el hacer mejor la vida de nuestros compatriotas. Por otro lado, el primer tiempo del partido electoral fue el domingo, el segundo tiempo se juega en noviembre y así sí tenemos que salir buscar de todos aquellos que no fueron a votar o aquellos que pueden inclinarse por nosotros.