El intendente de González Cháves, Marcelo Santillán, aseguró que la unidad del Frente de Todos es esencial para ganar estas elecciones e hizo hincapié en el "país fundido" que dejó la gestión de Cambiemos. 

Sin embargo, en conversación con el programa En Boca de Todos de Diagonales Radio, el jefe comunal reconoció que no quedó del todo conforme con el armado de listas y que le hubiera gustado formar parte de las boletas. 

Por otro lado, destacó las gestiones de Alberto Fernández y Axel Kicillof y aseguró que el FdT va a cumplir su promesa de recuperar el empleo y el poder adquisitivo de los argentinos. 

¿Cómo es la situación sanitaria actual del distrito?

-Hace un mes que no tenemos internados y esta es la cuarta semana que el nivel de contagios es muy bajo. La semana pasada tuvimos 3 casos y esta semana llevamos 4. Por otro lado, con el proceso de vacunación hemos avanzado muchísimo. La región sanitaria 1 sacó un informe donde en el caso nuestro hemos disminuido notablemente los casos. Una vez que controlamos el pico de abril, hemos estado muy bien. En cuanto a la vacunación, ya tenemos al 100% de los inscriptos vacunados con la primera dosis, seguimos con la vacunación libre para aquellos que no se habían registrado y creemos que ahora con la combinación de vacunas, vamos a avanzar aún más con la aplicación de segundas dosis.

En marzo y abril parecía que el invierno iba a ser muy difícil, pero ahora vemos otro escenario. ¿Cree que tuvo que ver la vacunación con esto?

-La vacunación ha tenido un efecto muy grande, creo que fue así en nuestro caso y en general. Incluso acá lo que vemos es que los que se han contagiado estando vacunados, la están pasando muy leve en sus domicilios. Ya con la segunda dosis aplicada vamos a estar aún mejor. Salvo algunas medidas como grandes reuniones, la actividad en el distrito viene siendo casi plena.

¿Recibió alguna notificación formal de la Provincia sobre la combinación de vacunas?

-Todavía no, pero sí nos han dicho que el lunes posiblemente ya tengamos turnos asignados. Es oficial que la mezcla de vacunas ha dado resultados altamente positivos.

Con el descenso de los casos y el avance de la campaña de educación, ¿empieza a diversificarse la agenda, se sale un poco del tema salud para profundizar en otros temas?

-Sí, ha sido un año y pico marcado por la pandemia, en el que se pudo equipar el sistema de salud de toda la Provincia. Ahora viene la época de recuperación económica. Por lo que venimos sondeando, en el comercio hay una buena perspectiva con las aperturas y una mayor actividad. En la mayoría de los distritos del interior, no hubo situaciones de desborde, yo tuve dos picos y teníamos 27 camas preparadas para Covid-19 y lo máximo que llegamos a usar fueron 12. Pero sí es cierto que la pandemia nos hizo cambiar el paradigma de la inversión, pasamos de destinar fondos a cloacas, agua y asfalto, a invertir principalmente en el sistema de salud, con mucha ayuda de Nación y Provincia. En este momento, y en realidad desde enero o febrero reactivamos fuertemente la obra pública con cordón cuneta, asfalto y cloacas.

Me imagino que más allá de que ahora la situación esté controlado, hubo momentos de mucho temor

-Sí, no hay duda. Nosotros fuimos uno de los primeros distritos que cerró todos sus accesos. Esto nos costó muchísimas críticas, incluso desde Nación que nos dijeron que no podíamos hacer eso. Acá, como es un pueblo chico controlamos paciente por paciente. La preocupación estuvo y sigue estando también, especialmente por esta nueva cepa. Al virus le vamos a ganar cuando todo el mundo esté vacunado para que existan nuevas mutaciones.

Ahora me gustaría llevarlo al terreno electoral, el manual de Juntos por el Cambio para estas elecciones habla de una “elección impredecible”, ¿usted considera lo mismo?

-En primer lugar me parece que todas las elecciones son bastante difíciles de prever, va a haber un porcentaje del electorado que va a decidir a último momento. Es indiscutible que tanto Nación como Provincia y los municipios hemos hecho un muy trabajo cuidando la salud de la gente. Se ha hecho un muy buen trabajo en los procesos de vacunación. Creo que en este el gobierno tiene puntos altísimos. Quizá el error que hemos cometido es no haber remarcado en 2015 que la Argentina estaba quebrada, la pandemia tuvo un impacto económico a nivel mundial, pero nosotros tuvimos que afrontar esta crisis con una Argentina quebrada. Yo fui uno de los primeros que dijo que apenas ganó Cambiemos, la Argentina iba a una crisis de deuda. Ahora tenemos que ver si nos renuevan los votos de confianza y nos acompañan en este desafío de recuperar el poder adquisitivo del pueblo argentino.

¿Usted cree que no se hizo mucho hincapié en la herencia recibida del gobierno de Mauricio Macri?

Y yo escuchaba a mucha gente que decía y exigía que se compren vacunas, pero no fue fácil. Es difícil comprar vacunas con un país fundido. Tuvimos un gobierno durante 4 años que nos dejó la mayor deuda externa que el país haya visto y venimos de una gobernadora como María Eugenia Vidal que dijo que no iba a abrir un sólo hospital más. Con un país endeudado y fundida, había que salir a reconstruir un sistema de salud. Esto debemos explicarlo porque Alberto Fernández y Axel Kicillof no agarraron un gobierno como el que agarraron Macri y Vidal, sin endeudamiento externo. Y ellos hablaban de la herencia recibida, ¿qué deberíamos decir nosotros, entonces? Ellos nos endeudaron y encima no hicieron nada, cero inversión.

La gestión de Kicillof sí hizo hincapié en eso, ¿no?

Sí, Axel se ha encargado de contar cómo agarró la Provincia. Pero no se trata de hablar de herencia recibida, porque estamos hablando de que destrozaron un país para todos los argentinos no sólo para los que les tocaba gobernar. Este gobierno ha demostrado que vamos a cumplir con lo prometido, recuperar el empleo, el poder adquisitivo. Desde la obra publica se está motorizando la economía y la recuperación argentina.

¿Qué le pareció el armado listas?

Uno se puede quedar con un gusto amargo de que no le tocó estar, podría haber sido con un modo con más participación, también la pandemia hizo que no se pudieran tener tantas reuniones. Pero ahora tenemos que traccionar tanto con la lista como con quienes tenemos responsabilidades de gestión. Nosotros necesitamos de la unidad, pero el pueblo argentino también la necesita. El enemigo es el liberalismo, un proyecto al que no le interesa la salud, la educación y el trabajo de los argentinos. Eso lo tenemos muy en claro, entonces podemos estar disconformes con algunas cuestiones, pero sabemos que nada puede romper la unidad que logramos.

Por último, ¿vio el spot de Randazzo? ¿Qué le pareció?

Me pareció de muy mal gusto. Creo que si fuimos parte de un proceso y ese proceso fue exitoso, por más de que nos hayamos alejado de ese espacio por algún motivo circunstancias, no se puede salir con un spot como ese. Sino que explique por qué estuvo tantos años al lado de Néstor y de Cristina.