Esta madrugaba un efectivo de la Policía Bonaerense mató de un disparo en el pecho a Luciano Olivera, un joven de 16 años, tras una persecución en Miramar. La versión policial de lo sucedido es confusa y la fiscal Ana Caro investiga el hecho. Mientras tanto, los familiares y amigos de Luciano denunciaron que se trataba un caso de gatillo fácil y realizaron una protesta en la comisaría de la localidad, donde se vivieron momentos de suma tensión.  

El efectivo que mató al joven se encuentra aprehendido y sostiene que se le escapó el disparo. Según el informe policial, un móvil policial quiso identificar a un joven a bordo de una motocicleta que se dio a la fuga al ser alertada en la zona de la plaza principal de Miramar. Minutos más tarde, la moto fue interceptaba por otro patrullero en el que viajaban cuatro policías y el joven finalmente detuvo la marcha. 

Los cuatro efectivos bajaron del móvil policial pero, según explicaron, Luciano volvió a encender la moto y se dirigió hacia uno de los oficiales. En ese momento, Maximiliano González disparó su pistola reglamentaria e impactó en el tórax de Luciano.

Un policía bonaerense asesinó a un joven en Miramar y hubo disturbios

Los agentes llamaron una ambulancia pero cuando llegó, el adolescente ya había fallecido y no había más nada que hacer. Familiares y vecinos de la víctima aseguran que se trató de un caso de gatillo fácil y se manifestaron frente a la comisaría para pedir Justicia por Luciano. 

Allí se vivieron momentos de fuerte tensión dado que la policía convocó al cuerpo de Caballería, y según el portal Infobrisas, dispararon balas de goma a los manifestantes. Un policía también resultó herido durante la protesta. 

La fiscal Ana Caro actuó en la escena del hecho durante toda la mañana y dispuso la intervención de la Policía Federal para investigar lo sucedido y realizar las pericias.