El referente de la Unión Cívica Radical, Ricardo Alfonsín, habló en exclusiva con Diagonales sobre el rol de su partido en el marco de la movilización del 21 de febrero en repudio a las políticas económicas del presidente Mauricio Macri; opinó sobre la despenalización del aborto; y criticó a la gobernadora María Eugenia Vidal por su postura en relación a la paritaria docente y al conflicto con IOMA.

Esta semana estuvo atravesada por la marcha convocada por el líder de Camioneros Hugo Moyano, ¿qué impresión te quedó de la manifestación?

- Lo que quedó de manifiesto es que hay un sector importante de la sociedad que tiene discrepancias con varias de las decisiones que se tomaron después de que el PRO ganara las últimas elecciones. Lo que ocurrió allí, debería leerlo con inteligencia el PRO, reflexionar bien si no es necesario introducir algunas modificaciones para recuperar la expectativa de la sociedad.  Pensar que se trató de una marcha de opositores que se realizó sin ningún fundamento, sería un error muy grave.

¿Cuál es el rol de la UCR en este marco?

-El rol de la Unión Cívica Radical debería ser el que se comprometió a asumir cuando se logró el acuerdo con el PRO. En aquella ocasión dijimos que si no nos tocaba ganar las PASO, diríamos que sí a todas las cosas que creyéramos estuvieran bien; advertiríamos de las cosas que creyéramos que teníamos diferencias para que las corrigieran; y que no acompañaríamos, si luego de nuestras advertencias no había correcciones, las decisiones que creyéramos que no eran buenas para los argentinos. Ese debería ser el rol de la UCR. Si lo van a cumplir o no, tengo mis serias dudas. Por lo pronto en los primeros dos años, la Unión Cívica Radical no hizo nada de eso, sino todo lo contrario. Creo que con la nueva conducción, estamos frente a algo que es más de lo mismo, no creo que haya muchas diferencias.

Particularmente, ¿cuál va a ser tu postura teniendo en cuenta que los trabajadores han hablado el miércoles pasado?

- Yo voy a seguir haciendo lo que dijimos que íbamos hacer. Nadie me puede reprochar que no lo esté haciendo. En todo caso hay que preguntarle a los que dijeron que íbamos a hacer una cosa, por qué están haciendo la contraria. Nadie puede reprocharme tampoco que no sea fiel al ideal de la Unión Cívica Radical ni mucho menos, que frente a cosas que creo que no son buenas para el país, no manifieste discrepancias. Sería irresponsable si no lo hiciera.

Mencionas "discrepancias" hacia dentro de la UCR, ¿cuál es el futuro del partido?

- Creemos que nuestras visiones acerca de lo que está pasando se acercan mucho más a lo que es la historia de la UCR y vamos a trabajar hacia adentro del partido para que los dirigentes, hombres y mujeres que coinciden con nosotros se transformen en mayoría en el país de modo tal que pueda haber un cambio en las estrategias del partido en el interior de Cambiemos. Incluso, para más adelante un cambio en la política de alianzas que debe darse en la Unión Cívica Radical.

¿Esto puede ocurrir de cara a las elecciones presidenciales de 2019?

-Que se conforme un espacio que sea mayoritario y que reclame cambios en la estrategia del partido hacia dentro de Cambiemos puede ocurrir antes del 2019. Si es posible que el partido dispute, antes del 2019, la política de alianzas, no, no creo que eso ocurra. Vamos a seguir formando parte de este Frente Cambiemos.

¿Qué aspectos consideras que no son buenos para el país y que el radicalismo no se está oponiendo?

En relación a los últimos acontecimientos, en lo institucional, la aprobación del mega DNU de Macri. En lo económico y social, la reforma laboral que lo único que hace es sacrificar los derechos de los trabajadores y no va a representar ningún estímulo a la inversión. Por otro lado, la reforma jubilatoria, el partido en principio, si se tiene en cuenta lo que ha dicho el partido hasta el 2015, no debería haber acompañado esta decisión, debía haber procurado que el Gobierno las cambiara. Lo mismo en relación a la interferencia del Gobierno respecto del límite de las paritarias de la actualización salarial del 15% sin cláusula gatillo, nosotros habíamos cuestionado mucho eso cuando Cristina Kirchner lo quiso hacer.

Macri dio luz verde para discutir en el Congreso la despenalización del aborto, ¿cuál es la postura que adoptará el radicalismo? Y ¿Cuál es tu opinión al respecto?

- En este tipo de discusiones entran en juego cuestiones de conciencia, se suele dejar a los legisladores en libertad de acción, de manera que puede haber posiciones distintas en los distintos partidos. Personalmente, es una cuestión dilemática que no tengo resuelta. Con lo que estoy contestando, no estoy intentando eludir la pregunta. Si tuviera bien claro y decidido qué es lo que hay que hacer, no tendría ningún problema en decirlo porque no soy de los que dicen o dejan de decir algo para que pueda sintonizar con la sociedad. Soy creyente y estoy convencido que no puedo imponerle a nadie mis convicciones, ni mis convicciones religiosas. Pero cuando tenga la cuestión bien resuelta lo voy a manifestar públicamente aunque no me lo pregunten.

Estamos a cinco días del comienzo de las clases y en la provincia de Buenos Aires el gobierno de María Eugenia Vidal no ha cerrado todavía la paritaria con los docentes, ¿cuál es tu postura?

- Los docentes deberían cobrar la cantidad de dinero suficiente para poder vivir con dignidad porque ese es un derecho que tienen todos los ciudadanos de la Argentina. Además, debemos preocuparnos por satisfacer estas condiciones porque de esta manera los docentes van a poder trabajar mucho mejor en la educación de nuestros hijos. Si realmente nos preocupa la educación de nuestros hijos, bueno hagamos los esfuerzos que sean necesarios. Pregúntenle a Vidal por qué en campaña dijo una cosa y ahora dice otra. Ella podrá dar una explicación, pero creo que tiene que hacer todos los esfuerzos para garantizar el sueldo correspondiente a los docentes.

Finalmente, ¿Qué opinás respecto del conflicto del Ejecutivo con IOMA?

- Hace tres meses que IOMA no les paga a los médicos. Algunos dicen que es por cuestiones técnicas, porque cambiaron el sistema informático y no pueden desde hace tres meses sobre cómo se tiene que ordenar el pago a los médicos y esa no puede ser la explicación. Tendrán que dar otra respuesta porque hay plata en IOMA. Lo cierto es que no se paga y eso significa una injusticia muy grande con los médicos, que ya tienen haberes bastantes reducidos; y además una situación mucho más injusta con los miles de afiliados que dejan de tener obra social a miles de bonaerenses. Es muy grave, espero que haya una respuesta inmediata del gobierno de la provincia de Buenos Aires. Espero que mi propio partido la reclame, que algo diga.