Fue una sesión apagada gracias a las ausencias rutilantes, y concluyó nada menos que un viernes a las 3AM. 

Con el resultado cocinado ya en la previa, luego de que oficialismo y oposición llegaran a un acuerdo en la noche del miércoles, las exposiciones en el recinto parecieron estar de más. El acuerdo con el FMI ya tenía 200 votos positivos cantados mucho antes de que Carlos Heller, maestro de ceremonias del debate durante toda la semana, inaugurase la ronda de discursos, que tuvo unos 79 oradores (muy pocos) anotados, sin contar a los jefes de bloque. Fueron casi 14 horas en continuo. 

Los legisladores y las legisladoras se abocaron, entonces, al intento de lucirse con el golpe más certero u original al bloque rival, al gobierno actual o al anterior, según el caso. Los argumentos, salvo excepciones, fueron redundantes y opacos. 

Los principales protagonistas, además, prefirieron esconderse, ausentarse durante toda la sesión u ocupar sus bancas recién sobre el cierre, para votar. Máximo Kirchner no habló ni aportó quórum y explicó su voto negativo a través de un escrito que hizo circular más tarde por redes sociales. En la otra vereda, Diego Santilli, el ganador de las últimas elecciones en la Provincia, también eligió no dar la cara ni hablar. Lo mismo hizo Cristian Ritondo. 

Algunas intervenciones, sin embargo, traslucieron el panorama político que dejó la sesión: la diputada Myriam Bregman, de la izquierda, llamó “nuevo espacio de centro” al acuerdo entre oposición y oficialismo que juntó los 200 votos, expulsando hacia los márgenes a los espacios más radicales al interior de cada frente. El diputado Itai Hagman, que habló para explicar por qué no acompaña al Gobierno, explicó que su espacio tiene “matices de diagnóstico” con el resto. “Las diferencias que tenemos al respecto, sin embargo, son infinitamente menores que las que tenemos con los que tomaron este crédito”, aclaró. 

Carlos Heller (Frente de Todos), a favor: "Este gobierno jamás hubiera recurrido al FMI y recibió una bomba de tiempo. Tenemos la convicción de que un default sería muchísimo más grave. Se van a recibir desembolsos para poder ir cancelando cada uno de los vencimientos que se tiene en el crédito stand by tal cual fue acordado. El programa de la refinanciacón tiene objetivos: mantener la recuperación económica, reforzar la estabilidad y sostener un crecimiento a largo plazo”.

Ricardo López Murphy (Juntos por el Cambio), en contra: "El acuerdo es penoso para mi país y para todos los argentinos. Es malo, es pésimo, no propone un solo cambio estructural para que la Argentina salga adelante y vuelva a crecer. Mis convicciones y el compromiso con mis votantes no me permiten acompañar y estar a favor de este impuestazo que atenta contra todos los argentinos. Además, no veo a Máximo en el recinto, lo dejaron solo al Presidente. Mi voto será negativo".

Facundo Manes (Junto por el Cambio), a favor: “El acuerdo con el Fondo evita el default y una nueva crisis. No podemos tomar responsabilidad en el programa que el Gobierno negoció con el FMI. No podemos comprometernos a algo que está afuera y que escapa a nuestro control. El problema de la Argentina excede lo económico. Es la falta de un proyecto de país, de una visión estratégica a largo plazo, de un plan de desarrollo sostenido en el tiempo, consensuado por la amplia mayoría”.

María Eugenia Vidal (Juntos por el Cambio), a favor: “Vamos a votar para evitar el default. La argentina arrastra problemas estructurales desde hace décadas y la propuesta del Gobierno es más gasto y más impuestos. Guzmán no respondió cómo va a bajar la inflación que es lo que más preocupa a los argentinos. La elección del 2021 nos permitió no votar el programa económico. Votamos a favor de evitar del default, pero no a avalar el programa económico que propone este Gobierno”. 

Germán Martínez (presidente del bloque del Frente de Todos), a favor: "El contenido del acuerdo no solamente es el mejor acuerdo posible; nos va a permitir que estemos en mejores condiciones dentro de cuatro años para afrontar estos pagos, sin tarifazos, sin reforma laboral. Nosotros tampoco queremos que la oposición sea la rueda de auxilio del oficialismo. Es una fotografía caprichosa la de la última elección. Les propongo que trabajemos para que los hijos de nuestros hijos no sepan qué es el Fondo Monetario Internacional".

Leandro Santoro (Frente de Todos), a favor: “Fue Macri. Hay una causa abierta contra Nicolás Caputo. Colocaban bonos públicos para que el JP Morgan hiciera negocios. Sacaron el cepo, eliminaron las regulaciones que había puesto Lavagna a los capitales golondrinas. Fueron al FMI para que le termine financiando la fuga de capitales. Fue Macri. ¿Quieren reformas? Vayan a EEUU a averiguar cómo salieron esas reformas, que terminaron en el hambre del pubelo. Nosotros estamos pensando en cómo salir de eso y volver a levantar la nación, a partir del crecimiento y la recaudación. Vamos a recomponer reservas y hemos conseguido 4 años y medio de gracia para poder crecer”.

Graciela Camaño, (Argentina Federal), en contra: “El título de esta película-relato se llama austeridad en el Gobierno. Si lo pueden hacer señores, tienen el compromiso de este Congreso de que le permitimos que lo hagan. Quien tendrá que hacer el esfuerzo político o administrativo para cumplir con lo que se está proponiendo es el Poder Ejecutivo del doctor Alberto Fernández. Así que, señor presidente, será comprar menos fiambre, tener menos adiestradores, saber que está gobernando Argentina con casi un 40% de pobreza y que no gobierna Suiza”.

Victoria Tolosa Paz (Frente de Todos), a favor: “Somos conscientes que la deuda es insostenible. No estamos yendo a buscar al Fondo sino todo lo contrario, estamos intentando salir, y salir es a través de un acuerdo. Y este acuerdo es para crecer, aunque no sea fácil”. 

Juan Manuel Pedrini (Frente de Todos), a favor: “La verdad que con paciencia escuchamos tratar a la vicepresidenta de pusilánime… ¡Más respeto! Fue la esposa del que echó al FMI de la Argentina; fue la que enfrentó a los fondos buitre, a los que ustedes le dieron hasta más de lo que querían, y nos vienen a hablar a nosotros de tratamientos pusilánimes… ¡Lo único que falta! Con un presidente contrabandista poniendo a jueces de la Corte Suprema por decreto, y ni hablar de la persecución que hicieron de dirigentes”

Itai Hagman (Frente de Todos), en contra: “La argentina tiene una crisis externa porque los genios de las finanzas dilapidaron en dos años la posibilidad de acceder a crédito, para sostener a los que venían a timbear. No todos los gobiernos son iguales. Tenemos que ponerle límite a los capitales especulativos para tener soberanía. No es casual que esta crisis de deuda haya venido después del pago a los buitres. Siempre que intervino el FMI los problemas se agravaron. Lo más preocupante en este debate es que todo eso quede en una situación de impunidad. Insisto en la necesidad de investigar la fuga de capitales. Es de público conocimiento que no vamos a acompañar este proyecto. Esto es resultado de una negociación encorsetada en las reglas del fondo. Tenemos matices de diagnóstico. Las diferencias que tenemos al respecto son infinitamente menores que las que tenemos con los que tomaron este crédito. Mi disidencia es que este acuerdo puede traer estabilidad macroeconómica, pero no social, indispensable para ganar las elecciones. Que quede claro que no militamos el default. Acechan los buitres”. 

Martín Tetaz (Juntos por el Cambio), a favor: "En primer lugar, vinimos a buscar evitar el default. En segundo lugar, vinimos a bajarle el programa económico al ministro Martín Guzmán y lo conseguimos. En tercer lugar, vinimos a hacer un esfuerzo por construir un consenso en nuestro espacio y, más allá de una disidencia parcial, el bloque de Juntos por el Cambio vota todo junto. Hay que cambiar las reglas de juego laborales”. 

Javier Milei (Libertad Avanza), en contra: “Los liberales no vamos a acompañar esta porquería. Hay un grupo que dice que en aras de la responsabilidad hay que acompañar esta aberración y que el ajuste lo pague el sector privado mientras la joda de la política sigue. No caigamos en el falso dilema. Sí, hay que honrar las deudas y pagarle al Fondo pero el ajuste no debe caer en el sector privado. Nosotros queremos vivir en libertad y este ajuste lo tiene que pagar la casta política. Y si no, que se lo lleve puesto a todos. Así que los liberales vamos a votar en contra de esta porquería”. 

Myriam Bregman (FIT), en contra: “Están creando el Virreinato del FMI, no entiendo qué festejan, dándole el co-gobierno al FMI, dejando que cada tres meses la Argentina quede a tiro de default, y que el Fondo sea el que decide qué se hace y qué no en el país. En esta sesión nos quieren decir que ellos no se hacen responsables, pero no solamente son coautores del dictamen, son corresponsables, copartícipes de la estafa. Son todos responsables por eso Macri está feliz”.

Juan Carlos Alderete (Frente de Todos), en contra: “El préstamo que el Fondo Monetario Internacional le dio al gobierno de Mauricio Macri fue una estafa, porque ni un solo dólar de ese préstamo se usó para promover la industria nacional, construir rutas, hospitales o escuelas; la plata esa se usó para la fuga de bancos terratenientes y oligarcas. Voy a votar en contra del acuerdo con el fondo porque legitima esa estafa y esa intromisión de Estados Unidos, con 142 funcionarios del fondo controlando nuestros números cada tres meses".

Hernán Lombardi (Juntos por el Cambio), a favor: “El acuerdo no va a funcionar porque el programa que presentó Martín Guzmán es un cachivache. No tiene coraje. Nosotros proponemos que manden el presupuesto de nuevo, que por suerte no salió en diciembre, que planteaba un 33 por ciento de inflación, cuando ahora firmaron 44 con el Fondo. Son inconsistentes”.

Margarita Stolbizer (Juntos por el Cambio), a favor: “Yo siento que estamos frente a esas películas del canal Volver, no solo por lo antiguas, sino porque las pasan a cada rato y uno se tiene que bancar cuando pasa por ahí repetir a cada rato los personajes y los temas. No es de buen político andar llorando la herencia recibida, no es de buen político andar mirando cómo echar las culpas hacia el pasado. Los buenos políticos son los que se hacen cargo para resolver sus problemas porque por algo se presentan”.