Ante la situación determinada por la quita de barreras arancelarias a la importación de notebooks, y en dialogo con el Secretario Adjunto de la Asociación Gremial de Computación, Ezequiel Tosco, se entiende que la prioridad debe ser cuidar el trabajo de las personas como fuente de dignidad y transformación social, y que ese debe ser el eje fundamental de la discusión.

Como representante del gremio de la industria informática, Tosco da por entendido que su deber es "defender las fuentes de trabajo de los compañeros afectados por esta situación, no las políticas arancelarias que durante años favorecieron a un monopolio que ha usufructuado abusivamente de la protección y los subsidios del Estado, como lo han venido haciendo otras organizaciones sindicales ajenas a la industria informática que han intervenido el conflicto, más preocupados por los intereses patronales que por los de los trabajadores". 

Desde el punto de vista de la actual situación que se atraviesa en el sector, Tosco plantea su posición "Nos solidarizamos con nuestros compañeros despedidos y cesanteados de EXO, PcArts, Novatech, Coradir, CorporateCorp, Grupo Nec, Grupo Núcleo, BGH, Brightstar, IFSA, Grupo Newsan, Radio Victoria, Digital Fuegüina, quienes en realidad son víctimas de la voracidad de los empresarios y un modelo parasitario de ensamblaje, que nada tuvo ni tiene que ver con el desarrollo tecnológico ni con la defensa de la soberanía tecnológica".

Además señala que "estos compañeros son también víctimas de una representación sindical engañosa, incapaz de encarnar su identidad de informáticos, porque no los entiende, y por lo tanto no los defiende ni piensa en ellos, porque no tiene forma de insertarse en la economía digital y la producción de conocimiento, que son la clave para la construcción de un país sustentable, con empleo de calidad y altamente remunerado". 

¿Cuáles son los intereses en juego?

E.Tosco "En efecto, la apertura del importación en los productos tecnológicos y la quita del impuesto del 35%, fueron la consecuencia previsible de la falta de inversión genuina en la cadena de valor por parte de las mismas empresas que durante los últimos años se vieron beneficiadas por las condiciones imperantes y que, en lugar de desarrollar la industria, se dedicaron a armar equipos con componentes importados, sin agregar más valor que el packaging, cables y fuentes de energía"..

Apoyados durante más de una década por políticas activas de promoción industrial, estos empresarios optaron por un modelo de mero ensamble, en vez de la auténtica producción de conocimiento, esto es eligieron aprovecharse de una renta garantizada por el Estado mientras los argentinos debíamos pagar un 35% más caros los productos que son parte esencial de todos los procesos productivos, porque no existe hoy en día actividad productiva, industrial o de servicios que no utilice equipos de informática en su quehacer cotidiano". 

¿Qué industria tecnológica se quiere?

E.Tosco "Entendemos que la verdadera industria tecnológica no especula con barreras arancelarias para beneficiarse con una diferencia artificial de precios entre productos nacionales o importados. La verdadera industria tecnológica es la que implica una cadena de valor completa, agregando valor a la producción primaria y creando riqueza en base a la capacidad de innovación y a la creatividad de los trabajadores del conocimiento.

Tanto el software como el hardware son actividades cerebro-intensivas, que requieren nuevas competencias y habilidades para el desempeño de los oficios y profesiones surgidas con la economía digital. Por esta razón, se deben plantear política públicas que protejan el trabajo y promuevan el desarrollo local, que fortalezcan el mercado interno y motoricen las inversiones necesarias para la progresiva sustitución de importaciones y el desarrollo local basado en la producción de conocimiento, generando así las condiciones para el desarrollo genuino, sostenible y sustentable de la industria tecnológica.

La Argentina ofrece condiciones ampliamente ventajosas para el desarrollo del hardware y software. Contamos con trabajadores altamente calificados, un capital humano que muchos países desarrollados codician, con una fuerte identidad informática. Tenemos recursos naturales prodigiosos, un mercado y un país en proceso de transformación digital. Lo único que nos falta son empresarios que inviertan en la cadena de valor de la industria tecnológica.

¿Qué defienden los trabajadores informáticos?

E.Tosco "Desde la Asociación Gremial de Computación, planteamos estos tres ejes para el desarrollo de una industria sana

Cuidar los plenos derechos del trabajador informático, con su identidad específica, que no puede equipararse a otras ramas de la industria, el comercio o los servicios.
Desplegar las capacidades del productor de conocimiento, jerarquizando su actividad y potenciando su perfeccionamiento mediante actividades de formación continua.
Desarrollar la industria tecnológica, creando las condiciones que permitan la inversión empresarial en I+D+I de al menos parte de sus ganancias extraordinarias para dar lugar así a la auténtica fabricación nacional de productos tecnológicos de calidad y a precios asequibles, que estén realmente al alcance del pueblo argentino".