En los primeros 4 meses de 2018 se perdieron 94.500 puestos de trabajo registrados –en blanco- según el Ministerio de Trabajo de la Nación. El total de trabajadores registrados disminuyó de 12.368.600 en diciembre de 2017 a 12.274.100 en abril (-1,7%).

En tanto, los trabajadores asalariados e independientes no registrado o “en negro” suman unos 7.000.000 y 1,5 millones los desocupados, conformando una población activa de casi 21 millones de personas.

Sólo en el mes de abril, hubo una caída de 28.600 empleos registrados y un incremento de los empleos en el sector público, en especial en las Provincias y Municipios, de 16.200 personas. En la provincia de Buenos Aires, en abril con relación a marzo, se registró una disminución de 12.700 puestos de trabajo asalariado registrado.

Entre los asalariados privados se perdieron 39.800 empleos, monotributistas (-2.000), los autónomos (-500) y monotributistas sociales (-5.700). Hubo un incremento de 3.200 empleos de los trabajadores de casas particulares.

Según detalla el periodista Ismael Bermúdez en Clarín, “estos datos son anteriores a la mayor incertidumbre económica que se profundizó desde el mes pasado”. En base a la Encuesta de Indicadores Laborales de Trabajo (EIL), también del Ministerio de Trabajo, los datos de mayo indican que “el empleo privado formal presentó una reducción del 0,2% con respecto a abril”, por caídas en la industria, construcción, comercio, restaurante y hoteles, transporte y comunicaciones. Servicios financieros y servicios sociales registraron comportamientos positivos.

Mirá el informe de mayo completo: 

Informe Mayo - Ministerio de Trabajo on Scribd