La intención del Gobierno de expulsar a Julio De Vido de la Cámara de Diputados de la Nación tendrá este martes un nuevo capítulo. Luego del cuarto intermedio de la semana pasada en la Comisión de Asuntos Constitucionales, este martes podrían sacar un dictamen de mayoría, ya que tanto el massismo como el oficialismo expresaron su intención de avanzar en la destitución. En cambio, en el recinto no serían suficientes los votos para lograr sacar de juego al ex Ministro de Planificación Federal.

"Ya sabíamos de antemano que no teníamos los números solos para expulsar a De Vido", dijo el jefe del interbloque de Cambiemos, Mario Negri.  "Obviamente que recién se va a saber en el recinto porque, como es una mayoría agravada de dos tercios de los presentes, juegan las presencias", agregó.

De acuerdo con los cálculos de Cambiemos, el dictamen para la expulsión d De Vido reunirá entre 150 y 160 votos favorables (91 diputados de Cambiemos y de bloques aliados; 37 del interbloque massista; 17 del Bloque Justicialista; 8 del Frente Amplio Progresista (FAP); 4 de Juntos por Argentina (de Darío Giustozzi); 2 del bloque Brigadier Bustos (del gobernador Juan Schiaretti), y uno de la bloquista Graciela Caselles).

Para que ese número alcance debería haber al menos 18 diputados ausentes, cifra que sólo podría alcanzarse si faltaran algunos integrantes del FPV. Hasta ahora, el kirchnerismo sólo registra una ausencia con aviso: es la de la santafecina Josefina González, una dirigente de La Cámpora que se recupera de un accidente automovilístico, según contó La Nación.

De esta manera, el oficialismo necesita los votos de dos tercios de los diputados que se encuentren presentes en el recinto, algo que por ahora resulta difícil ya que tanto el Frente Para la Victoria como la izquierda adelantaron que se opondrán.