El gobierno de Alberto Fernández dentro de las medidas que tomó en medio de la cuarentena obligatoria, decidió prohibir la suspensión o el corto de servicios a usuarios que deban hasta tres facturas consecutivas o alternas, con vencimientos desde el 1 de marzo de 2020. Es para luz, gas, agua, telefonía móvil, internet y TV por cable y satelital. 

Según informaron, la medida regirá por 180 días mientras se enfrenta la crisis por el coronavirus.