A pesar de haber sido una decisión ya casi consumada, el Frente Patria Grande suspendió su separación del bloque legislativo del Frente de Todos. Tras el intento de magnicidio contra Cristina Fernández de Kirchner, el dirigente Juan Grabois anunció ayer que se suspende la medida de ruptura que había tomado el sector para armar un unibloque propio.

Del Instagram de juangrabois

“En este sentido, teniendo en cuenta la experiencia latinoamericana, nos proponemos trabajar para desescalar la violencia, la promoción de una paz con justicia social y neutralizar las expresiones antidemocráticas promoviendo un pliego de consensos mínimos con los actores democráticos de la oposición política. Naturalizar la violencia siempre es en perjuicio de la Nación y particularmente de los más vulnerables”, agregó.

Cabe recordar que Natalia Zaracho, trabajadora cartonera, y Federico Faggioli, surgido como referente tras una toma de tierras son, junto al economista Itaí Hagman, los tres diputados que ocupan bancas en el Congreso de la Nación. En tanto, en la Legislatura bonaerense está Lucía Klug, profesora de historia con militancia gremial en el SUTEBA y en la Legislatura porteña está Ofelia Fernández, emergida de las tomas de colegios secundarios durante el macrismo.

En principio, el descontento de Patria Grande con el FdT había surgido con el rumbo económico adoptado por el Gobierno y la reticencia a discutir mayores medidas de auxilio para los sectores más vulnerables, tales como el mentado Salario Universal. A partir de allí, enviaron una serie de advertencias sobre un posible alejamiento hasta que, hace algunas semanas, Grabois anunció la ruptura definitiva.

En cambio, con este nuevo cambio de planes, desde Patria Grande añadieron que se pudo abrir una vía de diálogo con el Gobierno para garantizar medidas de “carácter distributivo” de aquí en más. “Se abrió una vía de resolución para la sanción de una importante medida de carácter distributivo destinada a los sectores sociales más vulnerados, nuestra principal demanda al gobierno nacional”, señaló Grabois.

Asimismo, llamó a “enfrentar cualquier agresión física, jurídica o simbólica contra CFK, principal líder del movimiento nacional popular, con acciones en todos nuestros campos de intervención política: movilizaciones callejeras, cuerpos legislativos, universidades y organizaciones sectoriales”. En esa línea, reafirmaron el rechazo al acuerdo con el Fondo Monetario Internacional.