Hugo Yasky, secretario general de la CTA y actual diputado nacional por Unidad Ciudadana, busca renovar su banca en el Congreso para representar a la provincia de Buenos Aires de la mano del Frente de Todos.

En conversación con el programa En Boca de Todos, de Diagonales Radio, el hombre de extracción sindical destacó "la determinación" del gobierno oficialista de apostar por el empleo y la producción nacional frente a "la especulación financiera, la fuga de capitales y la concentración de riqueza", modelo que asoció al gobierno de Cambiemos. 

Yasky cargó duramente contra la oposición y aseguró que Juntos dio "un espectáculo lamentable" durante la pandemia y los tildó de "miserables". Además, remarcó que las internas dentro de la colación responden al hecho de que "no tienen proyectos, sólo ambiciones personales". 

¿Cómo ha visto el cierre de listas en el Frente de Todos?

-Fue un cierre prolijo y fue un gesto de unidad hacia la sociedad. Las listas reflejan esas armonías donde los que representan al menos los lugares de mayor importancia son figuras de relevancia.

¿Sorprendió la inclusión de Sergio Palazzo en el cuarto lugar?

-Es una grata sorpresa, un dirigente importante del movimiento sindical que forma parte de todos aquellos que fueron críticos y tuvieron posiciones muy claras durante los cuatro años de macrismo. Su inclusión es un reconocimiento justo. Todos con un compromiso muy fuerte para construir una alternativa a lo que fue el gobierno de derecha de Mauricio Macri.

¿Coindice con la vicepresidenta en que esta será una campaña muy compleja en el contexto de pandemia?

-Coincido porque hay un intento de sectores mediáticos muy poderosos de poner en un cono de sombra la incidencia de la pandemia en la vida económica, social, política, cultural, educativa del país. Quieren convencernos de que es un tema menor y se trata de una verdadera tragedia acá y en el resto del mundo. Según la OIT, se perdieron 400 millones de puestos de trabajo. Nunca hubo una crisis de tamaña profundidad. Aún así, tenemos que hacernos cargo de las cosas que faltan, debatiendo de cara al futuro los problemas a resolver como es la recuperación de los salarios que le tienen que ganar a la inflación este año, la recuperación del empleo y la productividad, y como dijo Cristina Fernández, hay que discutir la deuda externa. Cuando Juntos dice que no miremos el pasado y que miremos para delante, parece que se olvidaran que la deuda es nuestro presente y nuestro futuro, de ninguna manera es algo que quedó en el pasado.

Hoy la ministra Carla Vizzotti anunció un acuerdo con el laboratorio Pfizer, algo que venía reclamando la oposición, sin embargo hoy varios referentes de Juntos dijeron que "ya era tarde". ¿Cómo evalúa el rol de estos dirigentes durante la pandemia?

-Son patéticos. Argentina es uno de los dos países que más avanzó con la vacunación en América Latina. El acuerdo con Pfizer da por tierra los argumentos que esgrimían desde la oposición que aseguran que no acordábamos con ese laboratorio y sí lo hacíamos con los rusos por un alineamiento ideológico, atrasando 40 años como si estuviéramos en plena Guerra Fría. Posicionamiento absurdo y miserable que contestamos con realidad. Decir que es tarde es una muestra de ignorancia, o una muestra de oportunismo, creo más en lo segundo.

Facundo Manes dijo que hay dejar de mirar el pasado porque es parte de la decadencia y mirar al futuro. ¿Se puede construir futuro sin mirar el pasado?

-Si cualquier ciudadano de pronto tiene un ataque de amnesia y se olvida de su pasado, no sabe ni siquiera dónde vive ni a dónde tiene que llegar. Olvidar el pasado es la mejor manera de no saber dónde ir. No se quieren hacer cargo del desastre que hicieron cuando gobernaron el país, el pasado de Cambiemos está a la vuelta de la esquina. El FMI  está esperando que paguemos la deuda que ellos dejaron. El pase de Vidal a CABA, el pase de Santilli a Provincia deja en evidencia que están eludiendo la sombra que los persigue por lo mal que gobernaron y el daño que hicieron.

¿Nota que con el pase de Diego Santilli a la Provincia, desde Juntos reproducen un discurso en que la provincia de Buenos Aires es reducida al AMBA?

-Si no fuese que estamos hablando de elecciones que definen el rumbo de nuestro país, sería para tomarlo en tono de risa. Ahora descubren una unidad geográfica nueva que negaron durante toda la pandemia. Cuando el Presidente quiso tomar medidas previstas para la región del AMBA, hubo una defensa férrea de la autonomía y la frontera de la Ciudad que separaba a los porteños de los bonaerenses. Hay que discutir de qué manera garantizamos una política para que toda la diversidad que expresa la Provincia en términos culturales, productivos, sociales se pueda contener en una política de Gobierno y creo que Santilli no tiene la más mínima idea.

¿Qué opinión le merece la explicación de Vidal ante las críticas que incluso le hicieron desde su propio espacio sobre su ausencia pública en el primer año de gestión del Frente de Todos y su explicación de que se fue a buscar trabajo porque no vive del Estado?

-Empiezan una disputa interna con un tono muy duro dentro de Juntos. Hoy también lo escuchaba a Manes pidiendo que no se gaste la plata de los porteños en internas. Estamos frente a una oposición donde no hay proyectos y hay muchas ambiciones personales por eso se viven pasando facturas y manejan estos tonos ríspidos de debate. Igualmente,  creo que sería muy importante que Vidal explicara porqué pasó de decir que estaba enamorada de los bonaerenses a aterrizar de buenas a primeras en las elecciones de CABA.

¿Por qué elegir al Frente de Todos en estas elecciones?

Creo que la inmensa mayoría del pueblo va a saber valorar la presencia del gobierno en la pandemia y el compromiso para ir a una Argentina productiva. Si hay algo que nos separa de Juntos, es la determinación de ir a recuperar el empleo, el mercado interno y apostar al trabajo y la producción nacional levantando con las pymes. Volver a la especulación financiera, fuga de capitales y la concentración de riqueza es incompatible con nosotros.