Tras la renuncia de Nicolás Caputo, que sorprendió a más de uno durante la jornada de paro general, Diagonales habló con ex ministra de Economía bonaerense, Silvina Batakis, quien analizó los cambios en la cúpula del Banco Central y el nivel de endeudamiento de la gestión de María Eugenia Vidal que crece con cada suba del dólar.

¿Cómo analizás la renuncia de Caputo? ¿Por qué creés anunció ahora?

-Es raro. No estando el Presidente, siendo paro, es muy rara la renuncia, además 5 minutos antes de que abriese el mercado. Yo tendería a pensar que se trata de un pedido del Fondo Monetario. Y que también muestra la reducción de este fondo extra que le va a llegar a Argentina. Se esperaban US$ 20.000 millones extras, o sea extender el crédito a US$ 70.000 millones, ahora dicen que van a entrar entre 3 mil y US$ 5 mil millones, que en Argentina no duran nada. Creo que lo que se hace es debilitar al Banco Central. En tres meses se fugó todo lo que ingresó con el crédito del FMI, 15 mil millones de dólares. O sea, que ingresen 3 mil millones no es un respaldo muy fuerte.

¿Y su reemplazo, Guido Sandleris? ¿Significa que ahora el FMI maneja el Banco Central?

El que quedaría al frente del Central fue subsecretario de Finanzas en la Provincia y no duró un mes. El otro día en la Cámara de Diputados estaba atrás de (Nicolás) Dujovne porque es jefe de asesores de Hacienda, hasta ahora. Sandleris es profesor de la Universidad por eso en la Provincia no duró ni un mes, no pudo manejar un equipo de 50 personas. Creo que es la manifestación de que no tienen otra persona. Es muy junior para lo que es el Banco Central.
 No creo que Sandleris haya tenido contacto con el FMI antes, pero la verdad desconozco.

Entre los temas que preocupan en la Provincia ante la suba del dólar, además de la situación social y económica, es el endeudamiento. El 76% de la deuda que contrajo el gobierno de María Eugenia Vidal tomó  fue en dólares. ¿Es inédito este nivel de endeudamiento?

-Esto salió en los medios internacionales cuando salió un informe que decía que la Argentina era el país que más vertiginosamente se habían endeudado, que era algo inédito. Y la provincia de Buenos Aires también estaba entre los primeros 10 puestos de ese ranking de deuda. Este nivel de deuda y a esta velocidad es algo inédito para la Provincia y es muy malo. 

¿Era la única posibilidad endeudarse en dólares?

-Creo que es lo que ellos saben hacer. La autorización de endeudamiento que tenían decía que podía ser en pesos o dólares, ellos eligieron endeudarse en dólares. Con la devaluación la Provincia queda absolutamente vulnerable. Cuando se presentó el Presupuesto para 2018, que se pensó a esta altura del año pasado, se hicieron las estimaciones sobre el pago de intereses de deuda y de capital con un dólar a 18 pesos, y ahora está a 40. El impacto de pagar con un dólar a 40 la provincia lo va a sufrir en los meses que vienen y las próximas gestiones.

¿De dónde sale ese dinero que no fue previsto en el Presupuesto para pagar deuda?

Para este año en particular, usando los recursos que les sacaron a los jubilados que le sacaron a todo el país y reasignándolos. O pedirle al gobierno nacional un ATN (Aportes del Tesoro Nacional). De los 40 mil millones de pesos del Fondo del Conurbano, que salieron de los 100 mil que les sacaron a los jubilados, seguramente 20.000 millones fueron para pagar los intereses de la deuda en vez de ir para obras del Conurbano que es lo que tenían que hacer. Las obras y los pagos están totalmente frenadas. Para el año que viene hay que ver qué pasa con la política tributaria. Tratarán de recaudar más pesos, pero al achicarse la economía también se achica el espacio fiscal.

Si Vidal logra que se actualice el Fondo del Conurbano por inflación, ¿ese dinero irá para pagar la deuda?

-Lo que estaba previsto cuando se firmó ese acuerdo es que se empiece a actualizar por inflación a partir del 2020. La realidad es que si este año la inflación va a ser del 50% el monto que estaba previsto para 2019 queda totalmente desactualizado. Entonces es lógico que la Gobernadora pida que se actualice. Ahora, hay que ver la hipocresía con que se manejan estas cosas porque ellos piden que sus recursos sí actualicen por inflación, pero las paritarias o las jubilaciones quedan por debajo de la inflación. Claramente vinieron a hacer eso.

¿La prioridad en la Provincia es pagar la deuda? ¿Hay posibilidad de default?

-Creo que van a hacer todo el esfuerzo para no llegar al default. Creo que el Presupuesto bonaerense va a ser muy similar al de Nación, no en los números, pero sí en la organización donde lo único que está garantizado es el pago de intereses. Lo único que aumenta por el encima del promedio del 25% en el Presupuesto son los intereses de la deuda que aumenta un 59%.
En Provincia van a pedir una autorización de endeudamiento muy fuerte porque en cada autorización de endeudamiento lo que se autoriza es la posibilidad de hacer un roll-over (reestructuración) de las deudas anteriores. Hoy Buenos Aires no tiene ni pesos ni dólares, está en el peor de los mundos.

En este contexto, y con la quita del Fondo Sojero, ¿cómo se sustentan los municipios pobres de la Provincia que no tienen capacidad de recaudación?

-El Fondo Sojero era una medida súper federal que distribuía recursos que tienen que ver con una producción específica, de una fertilidad de la tierra o un recurso natural, que nos pertenece a todos los argentinos. Era era un fondo que permitía hacer obras. Esto complica mucho a los municipios que hoy se tienen que hacer cargo de un montón de obras que la Provincia no está haciendo, y encima los dejan sin recursos. Además las necesidades crecieron en todos los municipios. En Merlo por ejemplo se dan 60 mil meriendas diarias que las banca el municipio,  en el distritos del interior que jamás habían tenido merendero hoy tienen dos o tres copas de leche. Es una situación muy delicada.

Uno de los planteos de los intendentes ante la situación económica es la declaración de la emergencia en distintos ámbitos. ¿Creés es una medida adecuada para paliar la crisis?

-Las herramientas para paliar la crisis tienen que venir del gobierno nacional y provincial. Pero por supuesto esto lo que hace es dar visibilidad a una problemática que es tremenda. Hay 600 escuelas cerradas, miles de chicos que no sólo no reciben educación, sino que tampoco reciben alimentos. Esto es malo para todo el país, necesitamos que los chicos tengan cada vez más conocimiento porque el mundo es distinto al de hace unos años y se mueve por capacidad de conocimiento, de innovación, no se mueve por salarios bajos. China está dando ejemplo de eso, está subiendo los salarios para motorizar el consumo interno. Estamos yendo a contramano de lo que va a ser el futuro, en 5 o 10 años, de los puestos de trabajo. La Provincia va a terminar 2019 en un estado calamitoso, en endeudamiento, pobreza, déficit fiscal y en cuanto al compromiso del futuro. Va a ser muy difícil afrontar el 2019 para poner a la Provincia y el país de vuelta en un sendero de desarrollo.