Ante el problema que atraviesa la provincia de Buenos Aires con la superpoblación carcelaria, el ministro de Seguridad bonaerense, Sergio Berni, propuso que una posible solución sería la de implementar un sistema que le otorgue a los presos un año menos de pena por un año de trabajo productivo en el Estado. 

Berni propuso como una solución a este problema el canje del "uno por uno" y está inspirado en un sistema que se implementa en Brasil que establece la reducción de un año de condena por cada año que los presos trabajen para el Estado, construyendo viviendas, haciendo escuelas u otro tipo de labores. Además, según su visión, esto atiende al problema de la reinserción delictiva.  

El funcionario bonaerense consideró que es muy importante realizar una reforma estructural no solo en el sistema de seguridad, sino también en el sistema penitenciario. En declaraciones a Intratables, el ministro sostuvo que "de nada sirve liberar presos sino tenemos una mirada reparadora" y que las personas que salgan de la cárcel tienen que tener la capacidad de insertarse en la sociedad y no puede ser el mismo Estado el que los excluya.