Este sábado vence el plazo para el cierre de listas que competirán en las Primarias Abiertas, Simultáneas y Obligatorias de estas elecciones legislativas. En estos momentos entonces, corren horas decisivas para todas las fuerzas políticas que, algunas con más secretismo que otras, definen y anuncian sus precandidatos. 

En el programa En Boca de Todos, de Diagonales Radio, el analista político Gustavo Córdoba de la Consultora Zuban Córdoba y Asociados, aseguró que estos comicios funcionan como un plebiscito de la gestión nacional y aseguró que el Frente de Todos necesita una victoria contundente. 

Por otro lado, aseguró que Horacio Rodríguez Larreta es uno de los dirigentes políticos que más arriesga en estas elecciones, especialmente, con la candidatura de Diego Santilli en la provincia de Buenos Aires.

A un día del cierre de listas, ¿cómo vienen  analizando lo números de las principales fuerzas de cara a estas paso, particularmente la situación de Juntos en la provincia?

-Todavía hay margen para sorpresas porque hasta mañana todavía puede haber algunos cambios. Hay una dinámica donde la principal fuerza opositora del gobierno nacional, que es Juntos por el Cambio, en la provincia de Buenos Aires nos está brindando un espectáculo política de primer nivel. Este enfrentamiento entre Facundo Manes y Diego Santilli concentra las miradas del país político porque por un lado, Horacio Rodríguez Larreta viene de “jubilar” a Patricia Bullrich y Mauricio Macri en Capital Federal y viene copando la parada, perfilándose como líder indiscutido del espacio pero de pronto la candidatura de Facundo Manes parece poner esto en contradicción porque en principio, Manes como candidato no arriesga prácticamente nada porque necesita de esta elección, independientemente del resultado, para que lo incorpore el radicalismo. Es decir, Manes puede ganar o perder, pero Santilli está obligado a ganar porque su derrota no sería propia, sino que pasa a ser una derrota de mayor magnitud que le pertenecería a Horacio Rodríguez Larreta.

Hubo mucho enojo entre dirigentes del PRO con el corrimiento de Vidal. ¿Influye ese traspaso?

-Muchos creen que las PASO es una interna a la vieja usanza donde tienen mayor relevancia las estructuras, las militancias, los intendentes y me parece que ahí hay un pequeño error porque estas son son elección con un padrón cerrado de afiliados, aquí decide toda la población. La pelea entonces es mucho más dinámica y mucho más abierta, hoy no podemos pronosticar lo que puede terminar votando el argentino en septiembre, pero sí podemos decir que Facundo Manes tiene un punto de partida, tiene poco pasado, tiene sentido de pertenencia con un partido que viene a tener por primera vez un candidato taquillero después de Raúl Alfonsín, con todo lo que eso significa. Hoy tienen un candidato que en cada distrito va a tener un boina blanca que diga “yo soy el candidato de Manes” y eso le va a dar un volumen elector que en principio va a beneficiar muchísimo a Juntos por el Cambio que puede darle inclusive un mayor volumen electoral en las generales de noviembre, Ahora en corto plazo, en el escenario de las PASO, no te podría decir quién tiene más chances de ganar. Veo un escenario absolutamente igualitario en términos de chances.

¿Tienen mediciones de imágenes?

-Sí, Santilli tiene un poquito más de imagen negativa pero hoy, la imagen no es tan determinante. Santilli tiene aproximadamente un 40% de imagen positiva y un 30% de negativa, mientras que Manes tiene un 40% de imagen positiva y apenas un 20%, 25% de negativa, tal vez con un desconocimiento un poquito mayor. Pero esto es relativo porque para eso es la campaña electoral: introducir información sobre los candidatos y que la gente se entere quiénes son.

¿Qué opinión le merece la campaña de Juntos que lanzaron por redes sociales con una foto de la cabellera de Santilli?

-Son recursos de marketing más propios de los porteños. Vos te acordarás que cuando fue candidato Aníbal Ibarra, se hizo la imagen de un rulo; Telerman, cuando fue candidato a jefe de Gobierno, mostraba la ausencia de pelo como un atributo principal en una cartelería. El problema de estas cuestiones del marketing que intentan hacer más amigable al candidato, muy popular en los ‘80 y los ‘90, y con esto te quiero decir que quedó en desuso, es la desconexión con el contexto. Siempre, y cada vez más, el voto es contextual, entonces esa idea de hacerlo más amigable puede chocar con la idea de la subestimación de los problemas económicos, sociales y sanitarios que hoy atraviesan millones de bonaerenses.

¿Qué pasa con Vidal en la Ciudad?, ¿tiene la elección asegurada? 

-Yo creo que sí por el peso que tiene la gestión de Horacio Rodríguez Larreta. A ver, Vidal puede haber sufrido un poquito de desgaste por el traspaso de jurisdicción pero no es la única que lo ha hecho y no es un desgaste significativo. Como tampoco veo que el Frente de Todos tenga chances de ganar en la Ciudad, al menos ahora, habrá que ver después en noviembre. El tema central pasa por la definición de los candidatos del Frente de Todos en la provincia de Buenos Aires y en otros distritos del país. Si bien ayer se resolvió, hoy hay tensión fundamentalmente en la provincia de Buenos Aires, que es el teatro de operaciones más importante de la política argentina. El FdT está obligado a hacer una buena elección y ganarla por mucha diferencia, superior a los 10 puntos, para tratar de neutralizar la mayoría de los votos que va a obtener Juntos por el Cambio en Mendoza, Córdoba, posiblemente Santa Fe y Capital Federal. El segundo elemento tiene que ver con los perfiles de los candidatos, un candidato o una candidata con perfil más kirchnerista hace que el Frente de Todos tenga un techo muy cercano a su frente electoral. Mientras que, como consecuencia, Randazzo con un candidato más kirchnerista puede superar los 10 puntos. En cambio, un candidato con un espíritu más conciliador, como lo fue en 2019 con Alberto Fernández,  puede lograr un techo mayor. Además, un candidato de ese perfil, haría que Randazzo sea un candidato de  un dígito.

Larreta pone en juego su proyecto 2023 con Santilli en Provincia

Y para ponerle ya nombre y apellido, ¿qué opina sobre las candidaturas de Victoria Tolosa Paz y Daniel Gollan?

-Ambos son dos buenos candidatos, pero tengo mis dudas sobre si es lo mejor que podría poner el Frente de Todos. Creo que puede haber, de parte del electorado, una idea de cierta subestimación del escenario y después habrá que ver si son suficientemente conocidos y si el tiempo de campaña es suficiente como para que para que los terminen de conocer en el resto de la provincia. Tolosa Paz mide muy bien en La Plata y muchos lugares del Conurbano. El desafío es evaluar si Juntos por el Cambio va a ir a una primaria donde la consecuencia inevitable es que el volumen electoral de ellos sea un aumento significativo de la intención de voto y yo tengo candidatos que podrían haber obtenido más votos y no los voy a presentar en este turno.

¿Qué lugar ocuparán en esta elección Florencio Randazzo y el resto de las fuerzas como los libertarios?

-Sobre Florencio Randazzo voy a utilizar un concepto de mi amigo Mario Riorda... es un candidato dependiente porque depende del Frente de Todos. Ahora bien, la incorporación de Pulti sí le garantiza un piso electoral más importante, al menos en la quinta sección, porque Mar del Plata es la segunda ciudad de la Provincia. Si Randazzo logra poner un candidato en cada distrito, vamos a ver una gran elección de ese dirigente. El kirchnerismo hace 16 años que no gana una elección intermedia en la provincia de Buenos Aires. Por eso, lo ordinario sería que gane la oposición, lo extraordinario sería que gane el Frente de Todos. Los políticos proyectan muchos deseos en estas elecciones, y estos comicios no tiene que ver con los elecciones presidenciales, caídas o rupturas en los gobiernos. Estas elecciones nos dan en primer lugar, un plebiscito de la gestión nacional entonces el gobierno tendrá dos años para analizar el mensaje. Lo otro es un ordenamiento en los liderazgos de los distintos espacios políticos del oficialismo y las distintas oposiciones. Finalmente, en el caso de los libertarios, su máxima aspiración es tener representación en el Congreso, en la Cámara Baja, que te diría que es probable que lo logren en la provincia. En la intención de voto lo hemos registrado en 4, 5 puntos.