En exclusiva con Diagonales, el referente peronista y ex gobernador de Entre Ríos, Sergio Urribarri, habló sobre el contexto político y económico de la Argentina y de la provincia de Buenos Aires. Analizó el rol de la oposición, opinó sobre la figura del nuevo presidente del PJ bonaerense, Gustavo Menéndez, y afirmó que “hay 2019” para el peronismo y una "alternativa" para todos los argentinos.

¿Cómo evalúas la gestión de Mauricio Macri y de María Eugenia Vidal?

- Hay una dirección tanto en el Gobierno Nacional como en el de la provincia de Buenos Aires de dejar de lado muchas de las políticas de Estado que le dio a millones de argentinos, no sólo dignidad, sino también, oportunidades. Lo más preocupante es que esas decisiones tuvieron como contrapartida privilegiar a sectores concentrados, o de economías mucho más poderosas como lo es la minería y la soja.
Muchos beneficios que en la Argentina y en el interior, o mal llamado interior como lo es nuestra provincia (por Entre Ríos), llegaban producto de decisiones políticas, hoy no sucede. Por ejemplo hoy leía que se cerraron escuelas en la zona del Delta; esas cosas claramente en los doce años de gestión de Néstor (Kirchner) y Cristina (Fernández de Kirchner) no sucedían.
Se pueden haber cometido errores, seguramente, como comete cualquier gobernante, pero se priorizaba a los sectores más vulnerables y ahora, lo que se está produciendo en Argentina es una concentración cada vez más importante de la riqueza en pocas manos.

¿Cómo valoras el rol de la oposición en este contexto?

-Días atrás estuvimos participando del encuentro en la UMET (Universidad Metropolitana para la Educación y el Trabajo) con dirigentes de muchos sectores del peronismo. Coincidimos en que es fácil ser oposición, lo difícil es ser oposición en unidad porque a donde priman los intereses personales, individuales, los que pierden es la gente, el pueblo, pierde la democracia. Ese es el rol que deberíamos tener.
Hoy tuve un encuentro con Alberto Rodríguez Saa y hablábamos de eso. El viernes estuve con Jorge Capitanich y también; el sábado me visitó Gustavo Menéndez y con todos ellos hablamos de que hay que trabajar no sólo unidos, sino que en esa unidad lo que debe primar es la ideología y no los alineamientos tácticos. Lo que debe primar son las buenas ideas, la conciencia de la solidaridad y trabajar por los demás.

Mencionaste el encuentro del sábado con el Presidente del PJ bonaerense, ¿Cómo ves el rol del peronismo en esta nueva gestión?

- Ya antes de elegir la nueva conducción del Consejo Provincial se venían viendo algunos avances, pero a partir de la asunción de Gustavo Menéndez y de los demás compañeros y compañeras, se ve una intención muy clara de lograr ese objetivo de la unidad en la diversidad. La unidad ante todo, y creo que eso es lo que está logrando Gustavo que es un dirigente político joven pero que a su vez, tiene experiencia, capacidad y el conocimiento de la Provincia. Lo veo muy bien.
De eso hablamos el sábado en mi casa y después compartimos unas cuantas horas de los Carnavales de Entre Ríos que son parte de la cultura popular de nuestra región con más de 30 mil personas en el corsódromo.

A partir del encuentro con Menéndez, ¿cómo se prepara el PJ bonaerense para el 2019? Y, ¿Cuál será tu rol en el peronismo en ese entonces?

- Lo que trato de aportar humildemente es un granito de arena para lo que está queriendo la gran mayoría de la gente que es la unidad sin estar buscando los errores de los demás; sino las virtudes que cada uno de nosotros tengamos. Eso nos va a permitir a los peronistas formar un gran frente social y político, porque el peronismo así lo ha hecho, de Perón en adelante, que dé respuestas que sean alternativas.
Como lo hablábamos hoy con Alberto Rodríguez Saa, que es un excelente gobernador y un hombre con una visión muy clara del presente y del futuro, es lograr la unidad en la diversidad que es un gesto enorme para decirle a todos los argentinos que hay 2019. Esto quiere decir que hay alternativa a este Gobierno que hoy está gobernando y que tiene que terminar su gestión democráticamente como todos los argentinos lo han elegido. Y en esta alternativa, ahí estaré yo, entre este grupo de dirigentes cada vez más grande.